Analine Cedillo
Agencia Reforma

La extraordinaria travesía de las mariposas Monarca ha comenzado. Como cada año, procedentes de Canadá y Estados Unidos, millones de estas migrantes vuelan más de 4 mil kilómetros para llegar a México y protegerse del invierno.
A partir de noviembre y hasta finales de marzo del próximo año se les podrá ver de cerca en su destino favorito, la Reserva de la Biósfera de la Mariposa Monarca, que mide 56 mil 259 hectáreas.
Dentro de la reserva están los seis santuarios abiertos al turismo, con permisos otorgados por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp): El Rosario, Senguio y Chincua, en Michoacán; La Mesa, El Capulín y Macheros, y Piedra Herrada, en el Estado de México.
Sus bosques de oyamel reúnen las condiciones microclimáticas necesarias para que anualmente las Monarca entren en estado de hibernación, entre ellas temperatura fresca -que les indica que deben mantenerse quietas para no gastar la energía-, nubes y neblina que les regalan agua y humedad, además de los árboles que las protegen del granizo y la nieve.
La fecha exacta de la apertura de los santuarios será dada en los próximos días. Depende de cómo se desarrolle la entrada de mariposas a México, la cual es monitoreada desde hace un par de semanas por una red de más de 100 guardaparques de la Conanp, en 18 estados.
“Se han observado mariposas desde hace una semana ingresando a nuestro País”, informó el lunes vía telefónica Gloria Tavera, directora regional de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) en la región Centro y Eje Neovolcánico.
“Se estima que el año pasado en los santuarios hubo 86 millones de mariposas Monarca”, señala Tavera, “esperemos que en esta temporada tengamos una proporción igual”.
Para 2020, como reflejo de los esfuerzos de conservación realizados entre Estados Unidos, Canadá y México, se ambiciona una ocupación de seis hectáreas de bosque, lo que equivale a la visita de unos 225 millones de mariposas Monarca.
Proyecto sostenible
Una de las novedades de la temporada 2016-2017 es la apertura de un parador gastronómico y artesanal en el santuario del ejido El Rosario, en Michoacán, donde los viajeros hallarán quesadillas, cecina, mole y otros platos típicos, o artesanías textiles y de madera hechas localmente.
Al igual que en el resto de los santuarios, los miembros de la comunidad también trabajan como guías de turistas y cuidadores. El 50 por ciento de la economía de estos destinos depende del ecoturismo, de acuerdo con Tavera.
“Todas las personas que visitan El Rosario tienen la seguridad de que cada uno de los ingresos que se pagan en la comunidad, llegan directamente al bolsillo de la gente del ejido”, destaca.
Adicionalmente, informó la directora, en esta temporada los santuarios y sus visitantes serán cuidados por elementos de la Misión Ambiental de la Gendarmería, quienes recibieron un curso de atención al turista. También se contará con servicios médicos para casos de emergencia.
El costo promedio para entrar a cada santuario será dado a conocer en un par de semanas; el año pasado fue de 45 pesos por persona. El horario de visitas es de 9:00 a 17:00 horas.

Como buen súbdito
Durante la visita a cualquiera de los santuarios de la Monarca, sigue el Código de Conducta Responsable de la Conanp, que incluye nueve reglas básicas de comportamiento dentro de estos refugios:
1. Sigue las instrucciones e indicaciones de los guías locales.
2. Evita introducir alimentos, bebidas alcohólicas, objetos punzocortantes, armas de fuego, ni mascotas.
3. Deja en el santuario animales, plantas, hongos y cualquier otro elemento que forma parte del bosque.
4. Está prohibido fumar y encender fogatas.
5. Respeta los límites para la observación de las colonias de mariposas. Las cuerdas están colocadas a 50 metros, no intentes ir más allá.
6. Guarda silencio. Las monarca son muy sensibles al ruido, movimiento u olores. Evita que vuelen y gasten la energía que necesitan para su viaje de regreso.
7. Toma fotos sin flash, la luz les molesta. Si usas selfie-stick, se cauteloso y no lo acerques a las mariposas.
8. No toques, molestes o te lleves mariposas Monarca del santuario.
9. Respeta el tiempo de visita: permanece máximo 18 minutos para dar oportunidad de observar a otros viajeros.