Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 22-Ago.- Hace casi 40 años, en esta escuela fundada por Porfirio Díaz, el Presidente Enrique Peña Nieto estudió el sexto año de primaria.
Ahora tiene casi el doble de alumnos, más de mil 300, y un nuevo nombre: “Eudoxia Calderón”.
El regreso del Mandatario significó buscarle un regalo, por lo que su salón de clases de aquel entonces ahora será un aula de usos múltiples y llevará su nombre.
El obsequio estuvo acompañado de una fotografía en blanco y negro de cuando tenía 10 años de edad.
Y para recordar esa época, también llegaron su ex profesora, de nombre Maru, la directora en esos años, y cinco ex compañeros.
“Yo venía llegando de Atlacomulco, ahí nací y ahí había cursado hasta el quinto año de primaria. Y llegué precisamente aquí, a Toluca, cuando mi familia decidió, entonces, trasladarse para esta ciudad a cursar el sexto año de primaria”, recuerda.
Al final del acto sus ex compañeros se acercan para recordar algunos momentos, y le piden un autógrafo, que queda plasmado en fotografías de grupo.
Elsa, quien ahora trabaja en el Congreso local, afirmó que Peña era un estudiante “dedicado”.
“Volver a verlo fue muy emocionante. Lo recuerdo como una persona muy cumplida en su tarea, muy serio”, afirma.
Incluso, asegura, su promedio era de 9 y 10 y “no solía copiar” en los exámenes. Esto en referencia a un reportaje que apunta que en su tesis de maestría plagió 167 párrafos de al menos 10 autores.
Han pasado cuatro horas de que medio centenar de alumnos de quinto y sexto grados salieron al patio para el acto protocolario de arranque de clases, por lo que pasaron de los bostezos al enojo y al juego.
Algunos, ya impacientes, exigen a los elementos del Estado Mayor Presidencial dejarlos regresar a sus aulas, pero deben esperar a que el Mandatario salga de la escuela.