Salvador Cisneros
Agencia Reforma

COZUMEL, QR 12-Mar .- Aunque el nombre de esta isla significa en maya “Tierra de golondrinas”, su encanto no reside en sus atardeceres embellecidos por el vuelo de cientos de estas aves.
Su principal espectáculo está al interior de su océano.
Parado sobre la arena blanca, se descubrirá que el mar turquesa sirve como papel que envuelve un regalo, pues en sus profundidades existe una biodiversidad multicolor que habita entorno a los arrecifes de coral, que forman parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano y se extiende hasta Belice, Guatemala y Honduras.
Los arrecifes de este destino cobraron notoriedad gracias a que el oceanógrafo francés Jacques Cousteau visitó la isla en 1961 y la catalogó como uno de los mejores sitios del mundo para bucear.
Desde entonces es un destino ineludible para amantes de este deporte y también para turistas que quieren practicar esnorquel; de hecho, la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo reveló que, desde 2012, Cozumel recibe un promedio de 6 millones de visitantes anuales.

Entre estrellas y corales
Playa Palancar, ubicada en el kilómetro 19.5 de la Carretera Costera Sur, es el principal punto de partida para hacer esnorquel en el arrecife del mismo nombre, así como en el arrecife Colombia y también para visitar El Cielo, un banco de arena plagado de estrellas de mar.
La aventura inicia en el punto más lejano. Luego de 20 minutos en dirección al sur, a bordo de una pequeña embarcación de nombre Nazareno, se llega a El Cielo, situado aproximadamente a 4 kilómetros al sur de Palancar y a sólo 800 metros de la costa.
Equipado con aletas, visor y esnorquel (el chaleco es opcional), es posible ver a sólo dos metros de profundidad estrellas de mar amarillas, rojas y cafés.
Aunque éstas son literalmente alcanzables y no astros que tiritan a lo lejos, es importante saber que está prohibido tocarlas. Así que hay que conformarse con mirarlas y capturarlas con una cámara subacuática.
Para llegar al arrecife Colombia, hay que subir nuevamente al Nazareno y navegar de regreso 10 minutos. Otra vez en el agua, la primera imagen de los corales resulta imponente, pues es una extensa y profunda formación orbitada por peces de todo tipo que se acercan sin miedo alguno.
La sensación de contacto directo con la naturaleza es intenso e invita a poner a prueba la capacidad pulmonar para descender unos metros y contemplar aún más cerca la fauna. Por momentos, cuando se mira el azul profundo, es posible sentir una sensación de vértigo.
Cada metro recorrido nutre la memoria de imágenes de meros (grandes y negros), damiselas (tienen rayas negras y el lomo amarillo), cirujanos (son angostos, grandes y azules) y ángeles (negros y con puntos amarillos). Con suerte, hasta se pueden ver tortugas carey, barracudas y caballitos de mar.
Nadando a favor de la corriente se llega al arrecife Palancar después de 40 minutos aproximadamente, pero el esfuerzo físico ni siquiera se padece. El paisaje submarino mantiene ocupada la .
Este arrecife tiene una profundidad promedio de entre 10 y 30 metros, la corriente es menos fuerte y en su fauna sobresalen coloridas esponjas y la cantidad de peces tropicales.
Al poner pie en tierra firme, luego de hora y media en el agua, no es extraño sentir nostalgia por la belleza de ese mundo subacuático.

Cómo llegar
Desde la Ciudad de México
Aeroméxico e Interjet vuelan directo de la Ciudad de México a Cozumel. También se puede arribar vía aérea a Cancún, viajar por carretera a Playa del Carmen y desde ahí,  cruzar en ferry. Una vez en la isla, se puede llegar en auto hasta Playa Palancar, aunque lo más común es rentar una moto, cuyo precio promedio por día es de 35 dólares.

Desde Monterrey
Se puede volar a Cancún directo con Internet, Volaris y VivaAerobus, viajar por carretera a Playa del Carmen y desde ahí, cruzar en ferry. Una vez en la isla, se puede llegar en auto hasta Playa Palancar, aunque lo más común es rentar una moto, cuyo precio promedio por día es de 35 dólares.

Desde Guadalajara
Aeroméxico vuela a Cozumel, pero hace escala en la Ciudad de México; otras opciones son Volaris, Interjet y Aeroméxico, que vuelan directo a Cancún, viajar por carretera a Playa del Carmen y desde ahí, cruzar en ferry. Una vez en la isla, se puede llegar en auto hasta Playa Palancar, aunque lo más común es rentar una moto, cuyo precio promedio por día es de 35 dólares.

Dónde dormir
Cozumel Palace. Concepto todo incluido. Cada una de sus habitaciones tiene jacuzzi y vista al mar. Está ubicado a 10 minutos caminando del centro, sobre la Av. Costera Rafael E. Melgar. Habitaciones desde mil 999 pesos.

El Cozumeleño. Tradicional hotel ubicado al norte de la isla, a 15 minutos en vehículo del centro. Es un concepto todo incluido. Habitaciones dobles desde 3 mil 131 por noche.

Qué comer
Restaurante Palancar. Resulta imperdible el aguachile de camarón y la “sinfonía de mariscos”: camarones, pescado y pulpo empanizados con coco. El costo promedio por persona es de 350 pesos.

Toma nota
El tour en esnórquel por estos tres destinos se contrata directo en Playa Palancar o mediante la página buceopalancar.com. Cuesta 600 pesos por persona y es una actividad recomendada para mayores de 15 años.
También es posible contratar equipo de buceo y el costo es de 65 dólares para quienes cuenten con certificación; de lo contrario, hay que pagar 25 dólares extra para recibir un curso exprés de 30 minutos.