Francisco Márquez
Agencia Reforma

De acuerdo con el documento ZMVM: Hacia el colapso vial, desarrollado por la asociación civil El Poder del Consumidor, cada año ingresan en circulación en la zona metropolitana de la Ciudad de México 250 mil vehículos, por lo que a este ritmo se calcula que en 2020 llegarán a 7.5 millones de automóviles y para el año 2030 circularán 9.5 millones.
La tendencia en reducción de consumo de combustible es una de las prioridades en la industria a nivel mundial. Uno de los elementos pioneros fue el uso del catalizador, el cual reduce o elimina emisiones nocivas.
Con ayuda de químicos como el platino, rodio, paladio y mediante una reacción, se descomponen sustancias. Para ello se requiere de temperaturas entre los 300 y 800 grados centígrados.
El catalizador oxida el monóxido de carbono e hidrocarburos, en tanto que los óxidos nítricos son reducidos.
La inyección directa es otra de las evoluciones que han tenido los motores de combustión ya que gracias a la lectura de elementos como temperatura del motor, apertura del acelerador, se produce la inyección exacta para crear una mezcla eficiente de aire-combustible que necesita ser inyectada.
Con ello se logra una combustión más limpia, debido a que no se excede el combustible en la mezcla. A su vez, los residuos de la combustión son menores.
Una de las soluciones que ha marcado tendencia en la industria es el denominado downsizing, en la cual se han desarrollado motores más pequeños, con mayor potencia para reducir el consumo de combustible.
En la actualidad en México encontramos motores como el del Volkswagen Up!, el cual es de tres cilindros, 1.0 litros, desarrollando 75 caballos de fuerza.
La incorporación del turbo, es otra de las soluciones en la industria en pro de la reducción de emisiones. Es por ello que ahora en México modelos han llegado con motores como el de Mini Cooper, un  tricilíndrico de 1.5 litros Twin turbo con 136 caballos de fuerza.
La desconexión de cilindros es otra de las variantes que se aplica a los motores. Chevrolet Suburban posee un motor V8 con 355 caballos de fuerza, el cual incorpora el sistema inteligente de desconexión de cilindros, que desconecta hasta cuatro cilindros de acuerdo al funcionamiento del vehículo.
Pruebas de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos estiman que el uso de este sistema reduce el consumo entre 5.5 y 7.5 por ciento en este motor.
Vehículos deportivos como el Cayman, de Porsche, cuentan con sistemas denominados navegación a vela, en la cual el motor se desacopla, permitiendo aprovechar la energía cinética, reduciendo emisiones. En cuanto se pisa el acelerador, el motor se acopla y la inyección continúa.
Los autos híbridos y eléctricos son un paso natural hacia la reducción del consumo de combustible. Toyota presentó esta semana la cuarta generación del Prius, un vehículo que ha eficientado su consumo; según la firma, logra 21 kilómetros por litro de combustible.
Los autos eléctricos aún se consideran en México tecnologías con un valor elevado; sin embargo, ya se cuenta en el País con modelos puramente eléctricos, Leaf de Nissan así como el i3 de BMW. Las firma alemana comercializa también el modelo i8, un híbrido deportivo.
Tesla, que se encuentra con otra perspectiva de mercado, también ha incursionado recientemente con su Model S.