* El 29 es el Día Mundial del Corazón
 * Hay que luchar contra tabaquismo y obesidad

El Dr. Edmudo Bayram, presidente de la Fundación Cardiovascular de Aguascalientes, advirtió sobre el impacto que tienen las enfermedades cardiovasculares en la salud; destacó la importancia de concientizar a la población de evitar factores de riesgo.
Dijo que afortunadamente ya hay medicamentos que disminuye en un 20% la mortalidad y mejora la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca, y los fármacos se pueden conseguir en la localidad.
Este tema lo abordará en conferencia de prensa que se llevará a cabo a las 10:00 del jueves, en las instalaciones de la Fundación, ubicada en Quinta Avenida 801 (atrás de la central camionera). El próximo día 29, se festeja el Día Mundial del Corazón, como una manera de llamar la atención sobre la prevención de estos males y cuidados que debemos adoptar en caso de tenerlos.
El doctor Bayram señaló que sufrir un infarto cardiaco no es producto de la casualidad; la probabilidad de sufrirlo depende de los factores de riesgo cardiaco, que se dividen en modificables y en no modificables, dentro de estos últimos está la edad, el género y los antecedentes familiares.
A mayor edad, mayor probabilidad de sufrir un evento cardiaco debido al deterioro natural de nuestro sistema circulatorio que se va haciendo más rígido e inclusive llega a estrecharse y a calcificarse, aunque ya se presentan en gente más joven.
Los hombres tienden a infartarse a edades más tempranas que las mujeres debido a que estas últimas tienen el factor protector de los estrógenos mientras estén menstruando regularmente, pero al disminuir la producción de estrógenos después de los 50 años, las mujeres tienden a alcanzar a los hombres e inclusive a superarlos después de los 65 años, más o menos 10 años después de suspender por completo la producción de estrógenos por los ovarios.
En cuanto a los riesgo modificables, está la hipertensión arterial, la diabetes, los niveles altos de colesterol, el tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad, que pueden ser controlados adecuadamente con tratamiento médico que controle adecuadamente las cifras de glucosa, la presión arterial alta y que disminuyan los niveles de colesterol hasta las cifras recomendadas por la OMS.
El tabaquismo, el sedentarismo y la obesidad requieren de un arduo trabajo de educación en salud en donde el médico, el paciente y la familia deben de interactuar para eliminar estos enemigos de la salud del corazón.