Aunque falta la prueba reina, como es la oficiosidad del clero en las pasadas elecciones, en la coalición que encabeza el Partido Revolucionario Institucional miran cómo se achican los espacios para anular los comicios de gobernador, lo que no obsta para que sigan en espera de que surta efecto.

Las grabaciones y los escritos emitidos por la jerarquía y los presbíteros durante la campaña, en los que instaban a los ciudadanos a no votar por el partido que – supuestamente – estaba en contra de la familia y a favor del matrimonio igualitario, se encuentran en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que para varios juristas son más que suficientes para demostrar que hubo violación al Artículo 130 Constitucional.

No obstante, en el PRI ya no están tan confiados, a partir de que el citado órgano jurisdiccional desechó el rebase al tope de gastos de campaña del abanderado panista y calificó como infundadas las acusaciones que presentó el tricolor en contra del presidente municipal capitalino Juan Antonio Martín del Campo y del secretario de Desarrollo Social, Enrique Montalvo, por haber destinado recursos públicos para favorecer al candidato a gobernador Martín Orozco Sandoval.

Lo anterior contradice la sentencia emitida por la Sala Monterrey del propio Tribunal, que ordenó a la Sala Administrativa y Electoral (SAE) de Aguascalientes reponer el dictamen que dictó en contra del Alcalde, sobre el mismo asunto, ya que inicialmente lo había exonerado, por lo que le impuso una sanción equivalente a mil salarios mínimos. Lo determinado el miércoles pasado en el TEPJF favorece a Juan Antonio Martín del Campo que, ahora sí, podrá recurrir la sentencia local.

Además de la presunta injerencia de la iglesia católica, también falta que los magistrados acepten incluir en la queja el descuido de funcionarios de casilla, que no incluyeron miles de votos a favor de la candidata a gobernadora Lorena Martínez – hecho aceptado en declaraciones a los medios por el consejero presidente del Instituto Estatal Electoral -, y el reciente acto que dispuso el mismo IEE de abrir los paquetes electorales sin que se conozca cuáles fueron sus verdaderos propósitos, ya que la ley contempla que una vez cerrados no se pueden abrir, lo que bajo el hipotético caso que hubiera necesidad de hacerlo tendría que ser en presencia de los representantes de todos los partidos políticos e inclusive de un notario público.

En Acción Nacional sostienen que las razones de los coalicionistas son “irrelevantes” al carecer de materia legal, por lo que no habrá marcha atrás, lo que no obsta para que sigan con sigilo cada una de las sesiones del Tribunal, ya que mientras no esté dicha la última palabra todo puede pasar.

Por su parte, el Revolucionario Institucional y sus aliados consideran que si los magistrados se han tardado en dictar la sentencia final es porque existen elementos para invalidar el resultado electoral, lo que lleva a que se mantengan en su bunker en espera de noticias.

EL QUID PRIÍSTA

Las acciones que tienen lugar en la renovada casa de López Mateos y Cosío tienen como propósito central invalidar la elección a gobernador, por lo que todo el interés está puesto en alcanzar ese propósito y nada ni nadie aparta de ese objetivo a los directivos del comité estatal.

Lo que hacen es parte de sus obligaciones, máxime que observan elementos para lograrlo, sin embargo crece la interrogante de lo que sucederá ante los distintos escenarios y si ya tienen considerado con qué cuentan. No basta con exigir la revocación, sino hay que estar preparados para cualquiera de las respuestas que pueda haber de la autoridad electoral.

En este sentido son varias las veredas por las que pueden transitar:

1). Lograr que se anule la elección. Deben tener en actividad a los más de 200 comités distritales y los once comités municipales, lo mismo que los sectores obrero, campesino y popular y los tres organismos (de mujeres, de jóvenes y territorial). En la campaña que concluyó en junio se observaron lunares, y hasta cráteres, al grado que hubo municipios en donde no operaron los comités y esta falta de liderazgo se reflejó en las urnas, además de los trastazos que dejó la nominación interna y la paridad de género que de última hora se aplicó, sin que hasta la fecha se haya hecho algo por restañar las heridas.

2.) El Tribunal desecha la impugnación y valida el triunfo de Acción Nacional. Habrá una rebatiña por los cargos del Comité Directivo Estatal – que de hecho ya la hay -, toda vez que será lo único que les quede a los priístas. Aunque existe una directiva, ésta no resultó de una elección, como tampoco la anterior, ni la otra, por lo que ya le mueven el tapete sin esperar vísperas, la cuestión es saber si los actuales están dispuestos a renunciar o prefieren sortear el vendaval.

3.) Cualquiera que sea la decisión del Tribunal Electoral, al PRI le hace falta una buena sacudida y la única manera de que retome el lugar que históricamente ha tenido es elegir un líder que sea capaz de unir a todas las corrientes, que tenga la suficiente capacidad moral para sentar a la mesa a los guías de los grupos y sobre todo que ningún clan se imponga. No hacerlo será caer en el mismo error que ha estado el priísmo de Baja California, de Guanajuato, Querétaro y Ciudad de México, entre otras entidades, donde pasó a ser la segunda y hasta la tercera fuerza política.

Está claro que actualmente tiene el suficiente bagaje de votos que le permite estar en los primeros  niveles, pero no se debe olvidar que en la próxima Legislatura tendrá una representación mínima y a nivel de municipios quedó muy atrás. Lo ganado en 2010 lo dilapidó en sólo seis años, por lo que regresa a sus orígenes y asume una actitud de humildad, de mea culpa, o en las próximas elecciones federales, en donde tiene perdido todo, volverá a ser testigo del paso triunfal del adversario.

En estos momentos cobra enorme actualidad lo que dijo el fallecido gobernador José Refugio Esparza Reyes, hace 41 años y ratificado en 2002:

– “Ejerzamos con autenticidad la verdadera democracia. Ya no son tiempos de simulaciones ni de consignas. Rechacemos la antidemocracia y el verticalismo. Seamos congruentes. Hay que ser inteligentes. Ya no debemos ofuscarnos, Utilicemos el cerebro y el corazón, Ya no el hígado y la vesícula.

– “Ya no posterguemos a unos, generalmente con más derechos y merecimientos, para ayudar a otros, que carecen de ellos. Eso nos ha perdido. Ninguno de nosotros, en lo particular, debemos apadrinar a nadie; porque, desvirtuaríamos todo. Ya nadie creería en nada, ni en nosotros mismos. No podemos, ni debemos, ser testigos ciegos, mudos e insensibles”.

Como punto final, resaltó que “la clave está en democratizar, verdaderamente, sin mojigaterías”.

GRACIAS ING. ORTEGA

Las palabras del ingeniero Jorge Ortega de León, con motivo del 62 aniversario de EL HERALDO, al reconocer el esfuerzo que desempeña cada uno de los que laboran en este Diario, es motivo de satisfacción y también de compromiso, de ratificar, una vez más, la responsabilidad que hay de entregarle a la sociedad el material informativo imparcial que le permita tener una opinión amplia, confiable, veraz y valiosa.