Ambientalistas y organizaciones de la sociedad civil recurrirán ante organismos internacionales para frenar el proyecto de urbanización con más de diez mil viviendas en la zona de influencia del Bosque de Cobos, al sur del municipio de Aguascalientes, advirtió Guadalupe Castorena Esparza, presidenta del Colegio de Biólogos de Aguascalientes.
Denunció la paulatina destrucción del ecosistema por medio de tala hormiga furtiva que se registra por las noches, de acuerdo a las detecciones efectuadas por guardabosques voluntarios de la mezquitera ubicada a espaldas de las Violetas.
Manifestó que asociaciones como Movimiento Ambiental están dispuestas a buscar el apoyo y protección de organismos internacionales para detener cualquier acción de las autoridades si avalan el proyecto, al denunciar el atentado en contra del patrimonio paleontológico, arqueológico e histórico de Aguascalientes.
“Están tratando de desmontar hacia las orillas de Los Cobos, es una práctica que no sólo la denuncio yo, no es una noticia escandalosa porque siempre se hace para que cuado lleguen los consultores ambientales vean que hay menos árboles, o ninguno, y así conseguir los permisos para construir”, señaló.
Cuestionó que no haya un posicionamiento uniforme de las autoridades en torno a la protección de la reserva natural, pues mientras el Ayuntamiento de Aguascalientes incluyó una superficie bajo el estatus de protección, la Semarnat avaló el cambio de uso de suelo para el mega proyecto inmobiliario.
La postura fue expuesta en el marco de una reunión del Consejo de la Ciudad de Aguascalientes, en el que asistieron autoridades de los tres niveles de Gobierno, ambientalistas y ciudadanos preocupados por el futuro del bosque urbano de Los Cobos.
Explicó que Gobierno de la capital considera un polígono de protección para la mezquitera, pero la proyección del desarrollo de viviendas generaría que hubiera efectos perjudiciales para el medio ambiente y contaminación del arroyo Los Parga, que forma parte de la cuenca hidrológica San Francisco-Cobos.