Hace nueve años que Mirna Munguía Martínez padece insuficiencia renal, por largo periodo ha sido sometida a hemodiálisis, y aunque ahora existe la posibilidad de recibir un nuevo riñón, para la familia es imposible solventar los onerosos gastos que ello implica, por lo cual recurren al apoyo social.
Su padre, el señor Refugio Munguía, relató que la enfermedad de su hija ha causado gran dolor en su familia, al grado que su esposa entró en depresión y tuvo complicaciones en su salud, por lo que él tuvo que abocarse a cuidar de tiempo completo de sus pacientes, y dejando poco espacio para poder conseguir mayores ingresos.
“Con mi esposa y con mi hija enfermas al mismo tiempo, para mí se me complicó ir a trabajar; mi esposa falleció y ahorita yo soy sólo para mi hija, a ella le hacen hemodiálisis cada tercer día, entra a las siete de la mañana y yo estoy al pendiente de ella, porque ya no camina, se mueve lo indispensable en casa, pero ya no puede salir sola”, detalló.
El señor se ha dedicado a la venta de antigüedades, con lo cual hace la lucha para llevar el sustento diario; con apoyo de su hijo, quien ya se encuentra casado y tiene su propia familia, ha podido sobrellevar la enfermedad de Mirna, pero es necesario juntar para poder realizar el trasplante, ya que hay posibilidades de que la donación se haga en el Hospital Hidalgo, el procedimiento oscila los 140 mil pesos, en caso de ser el órgano de un cadáver, sin embargo, si existiera algún voluntario o familiar que aceptara darle el preciado riñón, la cifra aumenta al menos 30 mil pesos.
El desesperado padre resaltó que las oportunidades de mejorar la salud de su hija se le han ido por falta de recursos, pues le piden dinero para poder ingresar a la joven a la intervención quirúrgica.
“A principios de noviembre quedó ya su registro en el Hospital Hidalgo, me hablaron de que tenía que contar con 12 mil pesos para los estudios, además de 40 mil pesos para ingresarla al quirófano. En el trasplante cadavérico no hay programación, en el momento en que se da la oportunidad de un órgano se nos llama, por eso es que es importante estar preparados, pero nos es imposible juntar el dinero”, lamentó.
Interesados en apoyar esta causa se pueden dirigir a Cáritas ubicado en Emiliano Zapata #202, o en el teléfono 916 19 82.