Fernando López Gutiérrez

ferlog14@gmail.com

@ferlog14

Los alcances de las candidaturas independientes como mecanismo de participación y representación ciudadana han sido cuestionados y criticados notablemente, desde su reciente instauración en la legislación electoral mexicana. La cantidad de requisitos estipulada para intentar postularse a un cargo de elección popular, el aprovechamiento que algunos ex militantes partidistas o grupos con capacidad económica han hecho de esta vía, o las limitadas posibilidades que un candidato independiente con escasos recursos tiene para obtener el voto ciudadano, son algunas de las principales deficiencias señaladas en la valoración de la relevancia que la alternativa no partidista tiene para la democracia de nuestro país.

Los aspectos negativos mencionados no carecen de sustento: muchos de los candidatos independientes que vemos competir reflejan los aspectos negativos que han generado el descrédito de la política partidista y otros, anclados en sus limitaciones personales, no ofrecen realmente una opción convincente para el electorado. A pesar de lo anterior, la posibilidad de competir para un cargo de elección popular bajo esta modalidad ha permitido el planteamiento de nuevas propuestas y la incorporación de personas con perfiles poco convencionales que generan una dinámica distinta en los procesos electorales.

Al analizar el trabajo que algunos candidatos realizan en el marco de las próximas elecciones en el estado de Aguascalientes, he visto con satisfacción la propuesta que presenta un independiente que aspira a ser diputado local por el distrito XIII.  La idea general que plantea es recuperar los espacios que le pertenecen a la población y en la búsqueda de cumplir con este objetivo ha demostrado que es posible implementar una nueva forma de hacer política.

José Luis Álvarez logró ser candidato después de tener éxito en la impugnación de diversos artículos del Código Electoral del Estado de Aguascalientes, que contravenían el texto constitucional respecto a los requisitos establecidos para ser independiente. Después de lograr su registro, ha podido consolidar un interesante proyecto que resulta ejemplar para comprender la relevancia de las oportunidades que las candidaturas no partidistas tienen para nuestra sociedad, cuando quienes participan de éstas son ciudadanos inteligentes, comprometidos y preparados.

Álvarez inició su campaña pintando una pared grafiteada en el Fraccionamiento Fidel Velázquez; junto con otros tres jóvenes logró restaurar una parte de un espacio olvidado desde hace varios años y envió un mensaje invitándonos a recuperar lo que es nuestro. La metáfora conmueve y despierta conciencias: al poner en marcha una labor electoral nos muestra que la política también nos pertenece, que se relaciona con un entorno en el que nos desarrollamos y que se ejerce con el ejemplo. En estos días, el candidato independiente para el distrito XIII ha repartido semillas y cultivado la idea de que es posible sembrar el cambio, también ha planteado con precisión y certeza de propuestas en materia legislativa y medidas que permitan resolver los principales problemas en las colonias del distrito. Muchos hablan de su juventud, pero yo considero que hay que destacar su visión y empeño, el proyecto inteligente que propone y que lo vuelve, sin duda, una opción sólida para representar los intereses de los aguascalentenses.