Un grupo de delincuentes juveniles se metieron a robar a una escuela primaria ubicada en el fraccionamiento Morelos II y se apoderaron de varias tablets, que posteriormente regalaron a varios de sus amigos.
Tras las investigaciones realizadas por agentes de la Comisaría General de Policía Ministerial del Estado, se logró identificar a los autores del robo y se recuperaron nueve tablets.
En la Agencia del Ministerio Público de la Dirección de Investigación de Delitos, se inició una carpeta de investigación relacionada al robo de varios dispositivos electrónicos.
En la denuncia, se señalaba que el día lunes 6 de junio de 2016, cuando personal docente arribó por la mañana a laborar a la escuela primaria que se ubica en la avenida Siglo XXI del fraccionamiento Morelos II, se percataron que habían sido víctimas de un robo.
Una de las maestras se percató que las protecciones de las ventanas de un salón se encontraban forzadas.
Igualmente, descubrió que habían sustraído nueve tablets que son utilizadas para realizar varias actividades escolares.
Una vez que agentes investigadores del Grupo Anti-Robos de la PME se abocaron a identificar a los autores del robo, descubrieron que el domingo 5 de junio, cuatro jóvenes de entre 15 y 20 años habían sido detectados de manera sospechosa en el plantel educativo.
Aunque en esa fecha había elecciones estatales, en un principio no le dieron mucha importancia a la actitud de los muchachos.
Fue hasta días más tarde, cuando se descubrió que uno de los estudiantes, alumno de la misma escuela primaria, tenía en su poder una de las tablets robadas.
Cuando la maestra lo cuestionó sobre la procedencia de dicho aparato electrónico, el jovencito le informó que un amigo se la había regalado días antes.
El propio estudiante comentó a los agentes ministeriales que otros amigos que viven en el fraccionamiento Villas Taurinas, también tenían otras tablets similares.
De esta forma, los agentes de la FGE procedieron a la ubicación y el aseguramiento del resto de las tablets. Todos los jovencitos coincidieron en señalar que sus amigos se las habían regalado.
Ahora, las investigaciones por parte de los policías ministeriales están enfocadas a ubicar y detener a los cuatro jóvenes que participaron en el robo a la escuela primaria.