Los recortes presupuestales irán al gasto burocrático y no a los programas prioritarios de la reforma educativa, aseguró el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño Mayer. “Sin duda, son momentos complejos para el país, en los que todos tenemos que aportar, por lo que a nosotros también nos toca hacer un ajuste”, dijo el funcionario federal, durante su visita a la entidad.
Ante un panorama de austeridad y donde se han anunciado muchos recortes presupuestales, señaló que se buscará trabajar para que en los estados de la República el daño sea imperceptible, en cuanto al tema de la educación se refiere.
“Vamos a buscar que los ajustes afecten lo menos posible a los programas prioritarios de la reforma educativa, por lo que se está realizando un plan para que se pueda mantener el nivel de inversión en los programas prioritarios o bien que la disminución no sea significativa”, subrayó.
Dijo que todo dependerá de una buena administración para no afectar la esencia de la reforma educativa.
Durante una pequeña entrevista que concedió a los diferentes medios de comunicación locales y donde sólo permitió que se le hicieran tres preguntas. El secretario de Educación habló también sobre el conflicto con la CNTE, asegurando que las autoridades no bajarán la guardia ni accederán a los caprichos de la Coordinadora, y no habrá diálogo en tanto el total de las escuelas del país estén funcionando.
“Hemos sido muy claros en que una vez que hubiera plenamente clases estaríamos en condiciones de eventualmente tener un diálogo, en ese proceso estamos. Bajo ningún motivo se van aceptar mesas para tratar el tema de la abrogación de la reforma educativa”, sostuvo.
Reiteró que la reforma educativa está dotada de beneficios tanto para los estudiantes como para los maestros de este país, por lo que “en este momento no requiere de ningún cambio”.