sapiens_logoPor: David Reynoso Rivera Río
Desde tiempos remotos, los grandes cambios sociales se han logrado cuando la unión de seres humanos demuestra el gran poder que tiene. Es por ello, que trabajar por una mejor sociedad, nunca debe dejar de ser una tarea compartida en la que todos pongamos nuestro granito de arena. Derivado de los lamentables acontecimientos delictivos que han sucedido en el país en los que se han visto involucrados menores de edad, he decidido dedicar estas breves líneas para exhortar a la comunidad a trabajar por la prevención de estos y cualquier otro tipo de delitos.
La familia es una de las instituciones con mayor trascendencia social, por lo que ha sido y seguirá siendo la primera piedra en torno a la cual se cimentan las comunidades y desde donde se aprenden las estructuras y roles sociales que se espera las hagan funcionales. Es a partir de esta organización social básica, donde se generan cambios sociales de fondo y donde con el tiempo trascenderá el impacto de los nuevos modelos de organización económica, tecnológica, gubernamental y social.
Resulta cada vez más indispensable en nuestras sociedades hacer de la familia un centro de formación comunitaria-humana exitoso y desarrollado, que le procure a cada individuo, sobre todo a los más jóvenes, una conexión con el mundo y con su pasado, con su cultura y valores. Participar e involucrarse en las actividades familiares, es sin lugar a dudas el primer paso en la prevención de los delitos, ya que los padres deben estar atentos a las actividades que realizan sus hijos, así como fomentar valores y principios a fin de que sus hijos sean ciudadanos responsables. Por el otro lado, nosotros como hijos tenemos que procurar informar acerca de nuestras actividades cotidianas, debemos aplicar los valores impartidos para que una vez aplicados, podamos enseñarlos y replicarlos con los demás.
Recordemos que consolidar un México en paz es la gran misión de todos los mexicanos. La reconstrucción del tejido social requiere, efectivamente, una aportación por parte del gobierno, ya que nos proporciona las condiciones que permiten la generación de empleos, pone a nuestra disposición oportunidades educativas que incluyen de igual manera actividades extracurriculares; sin embargo, nosotros como sociedad debemos completar el binomio (gobierno-sociedad).
Nuestra labor complementaria al binomio, deberá enfocarse en trabajar a través de un sinfín de acciones que fortalezcan nuestra seguridad, tales como el cuidado vecinal o la tan necesaria cultura de la denuncia ante las autoridades. Acciones que velen por el respeto a la ley, que cuiden nuestro medio ambiente, que fomenten el deporte y utilicen propiamente los espacios destinados para ello. Todo esto, aunado al hecho de que se debe incentivar la comunicación en los núcleos primarios (familia, colonia, etc.), pondrá nuestro granito de arena que a cierta escala podrá evitar que los adolescentes o cualquier otra persona escojan un camino equivocado.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com
Twitter: @davidrrr