“La fidelidad es sinceridad con uno mismo y más aún con Dios y con la pareja”, fueron las palabras que el sacerdote dedicó a Rosa Magali de Anda y Heriberto Santana Esparza, en el día en que se unieron en santo matrimonio.
En el altar del Señor del Encino, Rosa Magali y Heriberto se juraron fidelidad eterna, mediante los votos sagrados que pronunciaron en presencia de sus papás, Francisco y Rosa Elena de Anda, así como José Heriberto Santana Macías e Irma Esparza Rodríguez.
En el ritual donde fueron consagrados como marido y mujer, estuvieron presentes los padrinos de velación Adolfo de Jesús Yáñez y Nataly de Anda, como testigos comprometidos con el matrimonio que recién se conformó, para que éste pueda contar con los consejos necesarios que ellos les brindarán.
Una vez que intercambiaron las argollas y sus manos recibieron la bendición mediante el agua bendita, los nuevos esposos fueron recibidos por sus allegados en Hacienda Los Pavorreales con aplausos y buenos deseos. Todos ellos, alzaron sus copas en honor a la feliz pareja.