Si no reciclamos el agua, será mayor el déficit del vital líquido, advirtió el titular del Instituto del Agua, Manuel Ortiz Pérez; a nivel nacional hay 1 mil 941 plantas de tratamiento, aquí son 51.

El próximo miércoles se celebra el Día Mundial del Agua. Sólo 34 de cada 100 municipios cuentan con servicio de tratamiento de aguas residuales; en el país, hay 1 mil 941 plantas de tratamiento de aguas residuales del sector privado y paraestatal, lo que revelan la brecha por cubrir en México.

Tal conmemoración fue instituida por la ONU desde 1993 para promover entre los países miembros, actividades orientadas a fomentar y sensibilizar a la población en general, sobre la importancia del uso racional de los recursos hídricos.

Para este año se declaró enfocar el tema a las “Aguas y aguas residuales” que, de acuerdo a la Ley de Aguas Nacionales, son aquellas cuya composición es variada, proveniente de las descargas de uso público urbano, doméstico, industrial, comercial, de servicios, agrícola, pecuario, de las plantas de tratamiento y en general de cualquier otro uso, así como la mezcla de ellas.

Ortiz Pérez especificó que en Aguascalientes, sólo el 2% del agua tratada se destina al riego de áreas verdes; el 48% para el riego agrícola a través de la planta tratadora de aguas del Niágara; el 50% de las aguas se descarga en el Río San Pedro, es decir, se pierde.

De las 51 plantas públicas en la entidad, 14 pertenecen al municipio de Aguascalientes, 37 son manejadas directamente por el gobierno estatal: 25 están situadas en los ayuntamientos del interior y 12 se ubican en el municipio de la capital.

Mensualmente las plantas tratadoras de Agua, sanean 8’300,000 metros cúbicos de agua y anualmente se trata 100 millones de m³. Una vez concluida la reingeniería de la Planta Aguascalientes, se estará depurando 63’000,000 de metros cúbicos por año.

La planta de tratamiento de aguas residuales municipales denominada “La Ciudad” realiza el trabajo prácticamente del 70% del saneamiento que requiere la Ciudad de Aguascalientes, quien a su vez concentra aproximadamente el 67% de la población y es, con mucho, la mayor planta de tratamiento del estado.

Esta planta fue inaugurada en el año de 1993, luego de permanecer subutilizada, fue objeto de reingeniería y rehabilitación, para que la planta proporcione agua de mejor calidad; contará con al menos otros veinte años de vida útil.