Numeroso grupo de catecismo integrado por niños y niñas, compartieron el sacramento de la comunión.
En el templo de Nuestra Señora de Fátima llevaron a cabo su preparación, siendo merecedores a recibir por primera vez, el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
Durante la ceremonia, el Ministro de la Iglesia, habló del significado de los sacramentos, asegurando que mediante la comunión, los chiquitines reciben a Jesús en su corazón, al mismo tiempo que se comprometen a permanecer en comunión con él.
Así mismo, los invitó a realizar el acto de confesión, por lo menos en cada misa dominical para así poder comulgar ordinariamente.
Posteriormente, se dirigió a los papás y padrinos, con la finalidad de felicitarlos por guiar por el buen camino de la fe a sus hijos y ahijados, acompañándolos a recibir tan especial sacramento.
Al final, derramó infinitas bendiciones sobre los neocomulgantes, así como en sus seres queridos, quienes los acompañaron en la celebración religiosa.