Huérfanos quedan al cuidado de tías y abuelas, mientras que el cuidado de los niños es mínimo en el caso de varones, aseguró el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, Otto Granados Franco, quien enfatizó que en los últimos tres años quedaron en orfandad 600 menores de edad. Explicó que aun cuando existe la posibilidad de que los huérfanos tengan padre por tratarse de mujeres en unión libre, divorciadas, e incluso casadas, finalmente son mujeres quienes tienen la custodia.
El funcionario detalló que la cifra corresponde a la cobertura del Seguro de Vida para Jefas de Familia de la Sedesol, que atiende a hijos de cerca de 560 mujeres fallecidas de 2013 a la fecha.
Expuso que las reglas de operación del programa establecen que los tutores de los menores afectados reciban una beca condicionada al curso de estudios, que se eleva en medida que se incorporan a un nuevo nivel educativo, hasta la conclusión de estudios superiores.
El funcionario enfatizó que existen cerca de 70 mil registros de madres afiliadas al programa del seguro de Jefas de Familia, cuyos requisitos se han flexibilizado para que no haya distinción de estado civil de las beneficiarias, y eliminado la edad mínima.
Señaló que el requisito primordial para ser incorporadas es no contar con al menos un indicador de bienestar mínimo, como acceso a alimentación, salud, seguridad social, entre otros.
El gasto destinado a la cobertura de las becas para menores en orfandad se ubicó en seis millones de pesos aportados durante los últimos tres años, donde la comprobación del beneficio se efectúa si los menores continúan en la escuela.