La capilla San Peregrino Laziosi abrió sus puertas para recibir a la familia Miranda López, con motivo de la primera comunión de los hermanos Diego y Fabricio.
Ambos se prepararon arduamente en el catecismo para ser merecedores al sacramento de la comunión, por tal razón, ese día se mostraron entusiasmados de recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
Durante la ceremonia, los neocomulgantes contaron con la presencia de sus papás, Joel Miranda y Claudia López.
Asimismo, Diego contó con la presencia de sus padrinos: Jorge Andrés Álvarez y María Fernanda López, mientras que Fabricio estuvo apadrinado por: Alberto Montiel y Lety Valdez.
Después de la Santa Misa, la familia anfitriona recibió a sus invitados en el Salón Los Agaves donde se ofreció un banquete, además de que en el lugar prevaleció ameno convivio.
Cabe destacar que en honor a los neocomulgantes, se montó una majestuosa mesa, en la cual hubo una gran cantidad de dulces, golosinas y postres, luciendo extraordinaria decoración en tonos azulados.