Directivos, personal docente y padres de familia del Colegio Karol Josef Wojtyla hicieron posible que un nutrido grupo de alumnos recibiera el sacramento de la eucaristía.
La ceremonia religiosa se llevó a cabo en la capilla del Sagrado Corazón (Los Fresnos) donde los chiquitines contaron con la presencia de sus respectivos papás y padrinos.
Durante la homilía, el sacerdote oficiante, explicó a los fieles la importancia de acercar a los niños a Dios mediante los sacramentos, por lo que felicitó a quienes los prepararon para ser merecedores a la primera comunión.
Así mismo, se dirigió a los niños y niñas, invitándolos a realizar ordinariamente el acto de confesión para comulgar por lo menos en cada misa dominical. Dijo que gracias a esta acción, podrán tener una comunicación más cercana con Jesús recibiendo innumerables bendiciones a lo largo de su existencia.
Después, les pidió postrarse frente a la imagen del Creador y en un momento de gran significado para ellos, recibieron por primera vez el cuerpo y la sangre de Cristo.
Sumamente orgullosos se mostraron los papás y padrinos de los pequeños, por lo cual elevaron también sus oraciones, agradecidos con Dios por los favores recibidos.
Al término, el sacerdote derramó infinitas bendiciones sobre los neocomulgantes, no sin antes invitarlos a disfrutar plenamente esta ceremonia que tiene un valor muy especial en su corta existencia, pero sin duda, será un recuerdo inolvidable al transcurso de su vida.

Compartir
Artículo anteriorGrave, por neumonía
Artículo siguienteFestejo de amor