Con la entrega del documento que acredita el triunfo del gobernador electo, concluye este domingo la etapa correspondiente al resultado final de las elecciones que tuvieron lugar hace ocho días, luego que en el curso de la semana los candidatos triunfadores a diputados y presidentes municipales tomaron el documento respectivo.

La secuela de los comicios continuará por un tiempo, ya que aún cuando se realizaron sin mayores problemas, vienen las repercusiones en varios partidos. En Acción Nacional, que obtuvo la gubernatura, cuatro alcaldías y once diputaciones, son demasiados los que exigen una tajada del pastel, inclusive en los ayuntamientos panistas señalan que gracias a su labor en estos dos años y medio fue posible que se revalidara la presencia del partido, lo que se traduce en un claro “no me olvides” para el futuro mandatario estatal.

Por su parte, en el Revolucionario Institucional aún valoran si impugnarán la elección de gobernador, para ello el equipo jurídico analiza cada uno de los elementos que pudieran servir para lograr su objetivo, particularmente por la intervención del clero político y la actitud de un funcionario municipal capitalino, al que presentan en un video donde presuntamente exige a empleados bajo su mando que apoyen al panismo.

El hecho más sobresaliente de la jornada estuvo a cargo del Partido de la Revolución Democrática, que ganó la alcaldía de Pabellón de Arteaga, arrebatándosela a Nueva Alianza que este año cumple nueve años en el cargo. Supo aprovechar la división que creó Acción Nacional en Nueva Alianza, que se atrajo a parte del profesorado y otra se quedó con el PRI, por lo que en medio de ese desconcierto entraron los perredistas que se llevaron la gema más preciada del Panal y al mismo tiempo significó el primer triunfo que registra en un ayuntamiento.

El Verde Ecologista se hizo del municipio de Tepezalá con una ventaja de sólo 72 votos. En efecto, el PVEM recibió 3,630 contra 3,558 del PAN, lo que motivó que hubiera presión para que se impugnaran algunas casillas, e incluso se hiciera el recuento de voto por voto en espera de revertir el conteo. Lo cierto es que las preferencias políticas están divididas en este lugar, ya que una tercera parte de los sufragios fue para el vencedor, otra la recibió el perdedor y el resto se fraccionó entre los demás partidos.

Lo contrario sucede en Movimiento Ciudadano (PMC) y Encuentro Social (PES), que perdieron el registro estatal al no conseguir el mínimo de 3% de la votación total, por lo que además de que no tendrán derecho a las diputaciones y regidurías “plurinominales” dejarán de recibir el apoyo mensual del Instituto Estatal Electoral. Las discordias en el PMC ha sido la constante, al dedicarse al golpeteo entre las facciones en lugar de formar cuadros, por lo que en cada elección recurrieron a  la contratación de candidatos externos que ayudaran a cubrir el requisito.

Por su parte el PES supuso que tener la venia nacional era más que suficiente para transitar sin ninguna dificultad. En lo que fue su primera incursión local demostró tener una estructura mínima, al grado que de última hora adquirió un candidato a gobernador con el que creyeron que sería suficiente para atraer el apoyo colectivo, bajo el supuesto de su camino transitado, pero con sólo la figura no se gana en las urnas.

El partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) pasó sin mayor relieve, a pesar de tener una candidata carismática y conocedora del medio político y gubernamental.

El proceso electoral termina cuando los organismos estatales y federales en materia electoral declaren que la totalidad de los expedientes recibieron sentencia, por lo que aún le queda algo de cuerda a lo vivido el pasado 5 de junio.

DESPUÉS DEL SEÍSMO

Más allá de la decisión que se tome sobre el resultado de la elección de gobernador, el Partido Revolucionario Institucional debe hacer un análisis minucioso de la situación en que se encuentra y determinar las acciones a realizar, en lo inmediato y a mediano plazo, para sentar las bases de lo que venga después.

Es tiempo de dejar atrás la política del avestruz y que cada quien asuma la parte que le incumbe, principalmente de los que tienen influencia en las medidas que se adoptan y quienes están en el mando. La derrota deja lecciones que hay que aceptarlas, porque no hacerlo es volver a tropezar con la misma piedra.

En el Octavo Foro Nacional de Seguridad y Justicia efectuado hace unos días en la ciudad de México, el presidente Enrique Peña Nieto pronunció un mensaje, cuyo contenido se encuentra más adelante en esta misma página, pero hay un párrafo que le viene como anillo al dedo a los priístas:

“Hay que reconocerlo, a veces no nos gusta ser autocríticos, y más cuando desempeñamos algunas responsabilidad pública, pero hay que aceptarlo, cuando las cosas funcionan mal, cuando algunos modelos están agotados, tenemos que prestar oídos muy grandes, abrir nuestras mentes, nuestros corazones y nuestros oídos a lo que la sociedad civil nos está demandando”.

En estas condiciones, lo que debe hacer el PRI es reconocer que es el momento de echar fuera todo aquello que le ha perjudicado, para así volver a ser un partido al servicio del pueblo, darle el lugar que le corresponde a la militancia, hacerla sentir que es la parte más importante de todo. La sencillez en el trato es fundamental para recuperar la credibilidad y trabajar los 365 días, no sólo en tiempos de campaña.

Además, abrir las deliberaciones al mayor número de sus afiliados para fortalecer la intervención en los asuntos del partido. Aunque están los consejos políticos es mínimo el contacto que tienen con los adeptos, generándose acuerdos que en la práctica no se aceptan pero que por una disciplina mal entendida no se alza la voz, sin embargo ese silencio se refleja en las urnas, que es la única arma que le dejan para mostrar su descontento.

Aseguran los que saben que el fracaso es huérfano, por lo tanto sálvese el que pueda, pero sin llegar a la “cacería de brujas”, tan de moda los últimos días en varios estados donde triunfó la derecha, se debe valorar lo que tiene que hacer la cúpula, entendida ésta desde la presidencia del comité estatal y los comités municipales hasta los comités seccionales. No hacerlo o dejarlo hasta 2018, cuando se elija al Presidente de la República y a los senadores y diputados federales, es seguir al borde del precipicio.

Va a ser interesante seguir de cerca lo que haga el tricolor para salir de la zanja en que ha caído, algo que abarca también a otros partidos con menos reflectores, pero que están obligados a olvidarse de la hamaca, para que así los recursos públicos que reciben cada mes se refleje en el trabajo diario, lo que ojalá lo cumplan a la mayor brevedad.

MÁS INVERSIÓN

Dispuesto a cumplir hasta el último día el compromiso que hizo con los aguascalentenses, de atraer inversiones y generar más puestos de trabajo, el gobernador José Carlos Lozano de la Torre encabezó el miércoles pasado la inauguración de la ampliación de Bosch Aguascalientes, Frenados Mexicanos, S.A. de C.V.

La inversión significó 400 millones de pesos y la creación de 250 puestos de trabajo directos, lo que a decir de Gerhard Steiger, presidente de Chasis Systems Control División de Bosch Limited, es resultado del apoyo que otorga el gobierno estatal a las empresas y que ahora se muestra con un avance significativo de esta firma, la cual extendió 40% su planta.

Lozano de la Torre resaltó que se han sentado las bases y se ha consolidado una estructura que le permite al estado seguir con este crecimiento, al ser un destino atractivo para las operaciones económicas e industriales, gracias a que en este sexenio se recuperó la confianza de los hombres de negocios, garantizándoles un clima de estabilidad social y laboral.

Lo antepuesto se observa en las cifras del Seguro Social, que de enero de 2011 a la fecha registra 77 mil 817 nuevos empleos, superando en 60% el número creado en los dos sexenios anteriores, lo que en poco menos de seis meses que faltan para concluir el mandato se espera elevar la cifra.

JUSTICIA PENAL

El tan ampliamente difundido Sistema de Justicia Penal Acusatorio entrará en vigor el sábado próximo, por lo que habrá que estar muy atentos al desempeño que tengan los participantes en este método, que a decir de las autoridades es la solución esperada para terminar con los problemas que hay con el actual procedimiento.

El presidente Enrique Peña Nieto ofreció crear un mecanismo para evaluarlo, para ello, en el Octavo Foro Nacional de Seguridad y Justicia, organizado por agrupaciones ciudadanas, giró instrucciones para definir la forma de retroalimentar el sistema oral penal.

El mandatario aceptó que el nuevo modelo aún requiere de mayor infraestructura, que los gobiernos cumplan con su obligación de habilitar a los servidores públicos que trabajarán en las fiscalías y una mayor capacitación de policías.

Afirmó que “vivimos al amparo de nuestras leyes, vivimos bajo este Estado de Derecho. Y hay que reconocerlo, a veces no nos gusta ser autocríticos, y más cuando desempeñamos alguna responsabilidad de orden público, Pero hay que aceptarlo, cuando las cosas funcionan mal, cuando algunos modelos están agotados, y tenemos que prestar oídos muy grandes, abrir nuestras mentes, nuestros corazones y nuestros oídos a lo que la sociedad civil nos está demandando”.

Peña Nieto subrayó la importancia que los ciudadanos mantengan su nivel de participación y exigencia en los ámbitos federal y local, que es en donde se genera el 92% de los procesos, esto asegura un mecanismo que exhiba con toda claridad dónde funciona y dónde no, “y no sólo para hacer sanción de donde no esté funcionando, sino saber porqué no funciona, para tener retroalimentación”, por lo que, dijo, “doy la indicación para que, en diálogo con los otros poderes y con estas organizaciones, veamos de qué mecanismo no valemos, si estamos de acuerdo en que ya una vez que vamos a echar a andar este modelo lo podamos seguir, evaluar, retroalimentar”.

Expresó que a lo largo de ocho años cada Poder del Estado hizo su parte y en los últimos años el gobierno federal se encargó de capacitar al personal que ocupará las fiscalías y de construir o equipar los nuevos centros de justicia, lo cual, de acuerdo con la Presidencia, en los últimos tres años se han invertido 18 mil 700 millones de pesos para formalizar el Sistema, lo que ha permitido capacitar a 240 mil servidores públicos.

TRABAJAR UNIDOS

Las elecciones del domingo pasado son un ejemplo de la democracia que vive el país, la cual, si bien es perfectible, muestra signos inequívocos de vitalidad y pluralidad, señaló el presidente Enrique Peña, al exhortar a dejar encono y enfrentamiento y dar paso al trabajo en unidad y en equipo a favor de México.

Durante la Reunión Nacional de Consejeros del BBVA Bancomer, el titular del Poder Ejecutivo afirmó que quienes viven en una democracia saben que pueden ganar o perder en los procesos electorales, por lo que es normal que “mientras en algunas personas hay euforia, en otras hay tristeza y reflexión, pero al final de cuentas lo importante es que ganan los mexicanos y gana México”.

Sostuvo que concluida la elección, “es tiempo de dejar atrás la polarización, el encono y el enfrentamiento, es tiempo de trabajo en unidad y en equipo a favor de nuestro país”, siendo obligado de todos los mexicanos cuidar la estabilidad política y el país de leyes e instituciones democráticas sólidas que tenemos, lo que quedó plenamente demostrado el domingo en 14 entidades que fueron altamente competitivas y libres, cuyos ciudadanos acudieron a votar en un ambiente de respeto, de tranquilidad y paz.

“Expreso mi reconocimiento a quienes ejercieron su voto, sobre todo a los miles de ciudadanos que cumplieron con su deber cívico como funcionarios de casilla” y todos deben tener plena certeza que el gobierno de la República trabajará con total coordinación institucional y sin distingo alguno con las autoridades electas.

Quedó claro que la democracia mexicana es un sistema plural y los gobernantes deben escuchar y atender el mensaje de la ciudadanía. “Nuestra democracia es aún perfectible, pero nadie puede negar que hoy en México son exclusivamente los ciudadanos quienes eligen a sus gobernantes. El voto cuenta y se cuenta bien”.

Ante los consejeros de la institución bancaria, Peña Nieto destacó que México goza de estabilidad social gracias al esfuerzo de varias generaciones de mexicanos que han construido un entorno pleno de libertades y derechos, en este sentido, abundó, las leyes en el país garantizan un equilibrio entre la libertad individual y la convivencia colectiva, somos ante todo “un país plural que reconoce en su diversidad una de sus mayores fortalezas”.

En lo que se refiere a la economía, puntualizó que el país es ejemplo de estabilidad macroeconómica, misma que se ha construido en las dos últimas décadas. “Existen finanzas sanas, inflación en mínimos históricos y un sistema bancario robusto”

Expresó que “para 2018 (en que concluye su administración) habrá al menos una empresa ancla en cada una de las zonas económicas especiales: puerto de Lázaro Cárdenas, puerto de Chiapas, corredor del Istmo de Tehuantepec y el corredor petrolero Tabasco-Campeche”.

Consideró que en la actualidad México “sería otro” si las reformas necesarias se hubiesen llevado a cabo hace 20 años, no obstante, las reformas estructurales aprobadas en este sexenio y que recién se aplican han logrado reflejar ya beneficios en todos los sectores. En el caso del sector financiero, el país se fortalece a partir del entorno de estabilidad, de la creciente regionalización y del proceso transformador que se vive.

MUDA ELECTORAL

Los últimos días han sido de reiterados análisis sobre el resultado que arrojó la jornada comicial que tuvo lugar el domingo pasado, asegurándose que los triunfos del Partido Acción Nacional en siete gubernaturas lo ubican a las puertas de Los Pinos en 2018, lo que es jugarle al nigromante, porque esto dependerá de múltiples factores que entonces determinen quien de los contendientes se hace de la victoria.

Por encargo o simplemente uniéndose al coro antipriísta y antisistema, la mayoría de articulistas han potenciado las victorias alcanzadas por el PAN en las gubernaturas de Chihuahua, Durango, Tamaulipas, Quintana Roo, Puebla, Aguascalientes y Veracruz, restándole valor a lo alcanzado por el PRI en Sinaloa, Hidalgo, Zacatecas, Tlaxcala y Oaxaca.

Por lo anterior el nuevo mapa político-electoral queda como sigue: el PRI tiene 15 gobiernos estatales, el PAN 8, el PRD 4, PAN-PRD 3, PVEM 1 y el independiente 1, por lo tanto, pese a los descalabros sufridos, el tricolor mantiene media República, al mismo tiempo Morena desbancó al PRD en la ciudad de México en la elección de la Asamblea Constituyente, que tuvo una bajísima participación.

Calcular y pretender que los ciudadanos crean que todo quedó resuelto con lo acontecido el 5 de junio es relegar la importancia que tienen las elecciones que habrá el año próximo en el Estado de México, Coahuila y Nayarit, que están bajo la potestad del Revolucionario Institucional y aún cuando en alguno de esos estados no le favorezca el voto, en 2018 son elecciones presidenciales y de renovación del Congreso de la Unión, además varias gubernaturas estarán en juego, lo que significa que nada está escrito, que cada elección tiene sus particularidades y en gran medida gravitará sobre las condiciones que en su momento esté cada partido y de quiénes sean sus candidatos.

Lo que no podían faltar son los carroñeros que salen a la búsqueda de arrasar con los líderes de sus organismos. Es el momento de ajustar cuentas y tratar de acomodarse para asegurar que seguirá con el pandero. Es común que esto ocurra y sólo lo registran los partidos grandes, porque los otros están bajo el dominio de camarillas que viven de los recursos públicos, por lo que difícilmente permiten la presencia de extraños en el círculo de poder.

También se le ha dado un valor extraordinario al triunfo que obtuvieron 10 candidatos independientes en los 14 estados, principalmente que ganaron nueve ayuntamientos y una curul en la ciudad de México, sin mencionar que algunos de ellos son desertores de partidos, tal como ocurrió con varios de los hoy gobernadores electos, que sin recato alguno renunciaron a su militancia y de inmediato fueron arropados por otros que se han cuidado de mencionar su origen.

Los resultados generales de estas elecciones darán para comentar por varias semanas y permitirán que cada quien haga conjeturas de lo que puede ocurrir, sin embargo la única verdad la tiene el elector, el ciudadano que podrá aquilatar si la opción que escogió fue la adecuada y cuál será el papel que tenga cuando los electos asuman los cargos.

Y claro, sin olvidar que el Partido Revolucionario Institucional amenazó con impugnar el resultado de los siete estados que perdió, lo que de suceder mantendrá la atención del país, tal como ocurrió el año pasado en Colima cuando el PAN logró que se anulara la elección de gobernador, aunque semanas después se confirmó el triunfo del tricolor.

NO A LA DESCALIFICACIÓN.

En lo que fue una respuesta contundente a los críticos del debido proceso y a quienes acusan de corrupción a jueces y magistrados, el ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar, señaló que muchas veces descalifican sin conocer los hechos.

Ante el presidente Enrique Peña Nieto y el empresario Alejandro Martí, quien ha cuestionado a los tribunales por la liberación de secuestradores, el titular del Poder Judicial de la Federación acentuó que la descalificación generalizada de los juzgadores mina el sistema de justicia que se pretende construir.

“El debido proceso legal no es un obstáculo ni un pretexto, es una garantía para todos y cada uno de los habitantes de este país; el debido proceso hace que las cosas se hagan bien, no por presunciones, inferencias mediáticas o porque se cree que alguien es culpable. Mientras no existan pruebas lícitas que así lo demuestren, los jueces no podrán seguir un camino fácil de condenar a alguien por su propia apariencia.

“Es y ha sido una mala práctica descalificar a los jueces fuera del contexto en la que han juzgado. Lo que no contribuye al interés de lograr un mejor sistema de justicia penal, y haciéndolo, ese juzgamiento de los jueces, sin conocimiento muchas veces directo de los hechos y derechos que han estado en juego en cada caso concreto, y sin percatarse de las reglas constitucionales, legales y jurisprudenciales que lo rigen obligatoriamente”.

En su intervención en el Octavo Foro Nacional de Seguridad y Justicia, el ministro Luis María Aguilar manifestó que el debido proceso es el resultado de reglas construidas sobre las disposiciones de la ley, tras largos debates de interpretación, favoreciendo a la persona con base en los principios y derechos de la Carta Magna.

En estas condiciones, resaltó, “no tenemos duda en la justicia federal que los derechos de los acusados de un delito son fundamentales, pero no es menos cierto e incontrovertible que los de las víctimas tienen la misma importancia, trascendencia y altura humana y deben ser respaldados con la misma aplicación y cuidado, responsabilidad e intensidad, de lo contrario la decisión perdería su cualidad de verdadera justicia”.

Estableció que los jueces no son infalibles y cuando se ha demostrado que fallaron, se les ha sancionado con rigor, porque no aceptan jueces corruptos o torpes, que indebidamente aplican mal la ley o que lo hacen con un sentido doloso, lo cual queda patentizado en su gestión, en que han sido sancionados tres magistrados, tres jueces y diversos funcionarios con la destitución del cargo por su mala conducta, no obstante que son pocos casos  nadie está a salvo de enfrentar una mala sentencia y recibir el escarmiento que corresponda.