Los hermanos Gerardo, Bernardo y Santiago Díaz de León Díaz, recibieron en nombre de la Santísima Trinidad, los sacramentos de la comunión, bautizo, así como la presentación al templo, respectivamente, durante una ceremonia llevada a cabo en el templo de San Peregrino Laziosi.
Sus orgullosos papás llevaron al altar principal del santuario a sus pequeños, para solicitar al siervo de la Iglesia, les otorgara la gracia para sus herederos.
Los padrinos de Gerardo, Bernardo y Santiago, acudieron al llamado junto con sus padres, para adquirir con los niños el firme compromiso de velar por su formación cristiana y como parte de la ceremonia, los cuatro sostuvieron encendida la vela de los festejados, como signo de unidad y de responsabilidad hacia ellos para toda la vida.
La emotiva ceremonia concluyó con la felicitación de sus familiares y amigos más cercanos que acudieron a la misa, acompañándolos también a la celebración que en honor a los festejados se realizó.