Jorge Ricardo y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 6-Jul .- Luego de que maestros de CNTE se manifestaron afuera de San Lázaro, una comisión de seis representantes fue recibida por la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados y por la Comisión de Educación en reuniones privadas y separadas.
La presidenta de Educación, Hortensia Aragón, del PRD, informó que los maestros les entregaron su pliego petitorio que han llevado también en la Secretaría de Gobernación para suspender de manera definitiva la reforma educativa, discutir el modelo educativo y cancelar los actos de represión en contra del magisterio.
Aragón dijo que los maestros plantearon los respalden mediante un punto de acuerdo, aunque ella aclaró que la Comisión de Educación está compuesta por diputados de varios partidos, así que será más tarde cuando se discuta la respuesta grupal.
Da manera particular, la presidenta se mostró afín a las demandas del magisterio, aun cuando han protestado colapsando algunas avenidas de la Ciudad de México, Chiapas, Oaxaca, Nuevo León y Michoacán.
“Sabemos que quienes reciben la mayor parte de las molestias son los ciudadanos pero también nos llama la atención que haya sectores, como los empresarios, que con una sola vez que se manifiesten en el Ángel de la Independencia y a los dos días los recibe el Presidente de la República y unos días después está su solicitud ya votándose en ambas cámaras. Creo que esa misma sensibilidad debiera mostrarse con el magisterio”, Aragón.
Los profesores que se oponen a los despidos de la reforma educativa rechazaron dar declaraciones adentro de San Lázaro.
En el caso de la Mesa Directiva, la representación de la CNTE se reunió con un vicepresidente, Edmundo Javier Bolaños, del PAN, las secretarias Verónica Delgadillo, del Movimiento Ciudadano, e Isaura Ivanova, del PRD, aunque no hubo declaración sobre el encuentro.
La comisión de la CNTE ingresó después de mediodía con fuertes medidas de seguridad e incluso las entradas y salidas generales, sobre la calle de Emiliano Zapata, donde más de medio centenar de maestros se manifestaron, fueron cerradas.
En agosto de 2013, al inicio de la discusión de la reforma, los maestros de la CNTE lograron pasar a San Lázaro y durante tres días mantuvieron tomado el edificio, por lo que los diputados tuvieron que sesionar en sedes alternas.