Mediante el sacramento de la eucaristía, Ana Lucía Ortiz Pérez recibió en el corazón a Jesús, quien la acompañará por el resto de su vida.
La ceremonia fue enmarcada por la capilla de San Peregrino Laziosi, donde la neocomulgante compartió inolvidables momentos con sus seres queridos.
Entre la concurrencia destacó la asistencia de Alejandro Ortiz y Pily Pérez, papás de Ana Lucía, así como de sus madrinas, Geo Pérez y Sindy Sandoval.
Luego de postrarse frente a la imagen del Creador para recibir por primera vez el cuerpo y la sangre de Cristo, Ana Lucía elevó sus oraciones para agradecer a Dios por los favores recibidos.
Asimismo, se comprometió a realizar ordinariamente el acto de confesión y comulgar por lo menos en cada misa dominical, a la cual asista en compañía de sus seres queridos.
Al final, recibió con inmensa alegría la bendición por parte del ministro de la Iglesia, quien la felicitó por este acontecimiento tan especial en su vida.
Más tarde, la familia Ortiz Pérez recibió a sus allegados en la Terraza del Hotel Marriott donde se ofreció elegante festejo en honor a Ana Lucía, brindándole la oportunidad de convivir con sus familiares y amigos más cercanos.