Un nuevo hijo de Dios ha sido reconocido dentro de la grey católica y ha recibido la bienvenida por quienes participan de las leyes divinas en la tierra.
Se trata del pequeñito Alec Gael Silva Lucio, quien por medio del primero de los sacramentos, su nombre ha quedado grabado con letras de oro en el libro de David.
El niño fue acercado a la pila bautismal de la capilla del Camarín, por sus padres, Jorge Arturo Silva Vázquez y Claudia Lorena Lucio Cardona, para que su hijo fuera reconocido dentro de la comunidad a la que ellos pertenecen.
Sus padrinos, Juan Daniel Lucio Cardona y Penélope Paola Silva Vázquez, sostuvieron al bebé, mientras sobre su ser, fue vertida el agua bendita en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Sus seres queridos que acompañaron a la familia de Alec Gael, fueron testigos de la imposición de este importante sacramento y a la vez partícipes del ritual, en el que, guiados por el presbítero, hicieron en nombre del pequeño, la renuncia al pecado y la aceptación total de Jesús en su vida.
Una vez concluida la ceremonia, los invitados se dirigieron a una reunión donde celebraron el que Alec Gael se haya convertido en un nuevo discípulo de Cristo.

El detalle
El salón Casa Rosa, fue el lugar elegido por la familia Silva Lucio para compartir su alegría con las personas que los acompañaron en esta importante fecha.