Como una verdadera reina portando brillante corona lució Andrea Dayana Ornelas Díaz, el día en que celebró sus primeros quince años de vida.
Acompañada por sus padres, Daniel Ornelas Cortés y Joana Vanessa Díaz Torres, la joven arribó a la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción para postrarse ante la virgen y manifestarle su gratitud por tan bello acontecimiento en su vida.
En la acción de gracias dispuesta en honor de Andrea Dayana destacó la presencia de sus padrinos, Juan Bernardo Díaz Torres y María Dolores Soto Martínez, además de sus invitados especiales, quienes compartieron con ella sus oraciones dentro de la sagrada misa.
Con tiernas palabras, el sacerdote que presidió su ceremonia la felicitó por el gran don de la belleza y lozanía de los quince años, conminándola a seguir participando de la eucaristía, hoy y siempre.
Al término de la misa, el salón Hacienda Valladolid, se vistió de gala para recibir a la quinceañera y a su comitiva, con el objetivo de celebrar en grande su entrada a la edad de las ilusiones.
Un encuentro que perduró por varias horas, incluyó divertida música de todos los ritmos, además del infaltable vals que la joven compartió con su papá y muchas horas de increíbles sorpresas que la festejada no dejó de disfrutar.

Compartir
Artículo anteriorFeliz ocasión
Artículo siguienteEsperado obsequio