El comienzo de una vida basada en el catolicismo, se otorgó por medio del primero de los sacramento a Salvador Abelardo Almanza Rodríguez.
Este bebé fue llevado a la Casa de Dios por sus orgullosos papás, quienes encomendaron a Dios la salud y el bienestar de su hijo, a quien prometieron saber dirigir por el buen camino de la fe, el amor y la esperanza en Cristo.
Durante la ceremonia efectuada en la Parroquia Nuestra Señora de los Bosques, destacó la presencia de los padrinos de Salvador Abelardo, encargados de llevarlo a la pila bautismal para verter en él las aguas del Río Jordán.
Significativo fue el momento en que el ministro de la Iglesia se dirigió a los papás y padrinos del bebé para invitarlos a ser ejemplo de fe, asegurando que de ellos aprenderá Salvador Abelardo, siguiendo sus pasos.
Al final, la familia Almanza Rodríguez salió al atrio del templo para ser felicitada por sus allegados, a quienes más tarde recibieron en el festejo que ofrecieron en honor al bautizado.