Recibe a Jesús en su alma

Agradecido con el Creador por permitirle recibir a Cristo a través de la primera comunión, se mostró el niño Rafael Cortés Díaz.
La ceremonia sacramental fue enmarcada por la capilla San Juan Pablo II donde el neocomulgante compartió inolvidables momentos con sus seres queridos, destacando entre ellos la presencia de sus papás: Rafael Cortés y Rocío Díaz.
Asimismo, estuvo acompañado de sus padrinos: Luis Díaz y Nancy Pérez, quienes también manifestaron su gratitud por haber sido invitados para apadrinar a su nuevo ahijado.
Momentos antes de que el sacerdote otorgara la primera comunión a Rafael, explicó el significado de la hostia y el vino, asegurando que simbolizan el Cuerpo y la Sangre de Cristo.
También destacó que Rafael, al recibir la comunión, abrirá su corazón a Jesús, siendo para él un amigo inseparable que guiará sus pasos, iluminando su sendero y acompañándolo en todo momento a lo largo de su vida.
Tal explicación colmó de gozo a Rafael, por lo que se mostró sumamente feliz al comulgar, prometiendo además realizar el acto de confesión y comunión por lo menos en cada misa dominical.
Después de la ceremonia, la familia Cortés Díaz ofreció un banquete en honor al festejado, mismo que se llevó a cabo en el salón Quinta Galerías.