El presidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar), Roberto Díaz Ruiz, pidió a Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la Ciudad de México, flexibilizar la restricción vial del Hoy No Circula, ya que a partir de este martes, de no dar marcha atrás, se afectará a la mitad de los transportistas del país.
A nombre del gremio transportista, se le pide flexibilizar la política de Hoy No circula. La medida restringirá el abasto a la metrópoli de alimentos y perecederos, así como a productos que demanda la industria, además de que la mitad de los 650 mil vehículos de este tipo, saldrán afectados por las restricciones de circulación en la mega metrópoli.
“Creemos que esta medida adoptada por Mancera, tiene que ver más con fines de carácter político, que con buscar verdaderamente la mejora de la calidad del aire”, puntualizó Díaz Ruiz, al tiempo en que señaló que desafortunadamente, las pretensiones políticas del actual jefe de Gobierno capitalino, están depositadas en el 2018, en la carrera por la presidencia de México.
Consideró que si de verdad se quisieran mejorar la calidad del aire, comenzarían por Pemex, que vendiera en el mercado diésel de mejor calidad, ya que por más nuevas que estén las unidades, si se emplea un diésel malo, la contaminación del medio ambiente continuará.
Actualmente se movilizan en la megalópolis a razón de 300 mil toneladas por día. Los dos principales renglones de carga son alimentos y perecederos, así como artículos y piezas de carácter industrial, nada de eso puede atrasarse en su entrega porque las pérdidas serían millonarias.
Puso como ejemplo el hecho de que, para la industria de autopartes, las piezas deben entregarse con suma puntualidad, pues se ponen en riesgo las líneas de ensamble, y al reducir el número de camiones que se empleen para mover esas mercancías, se encarece el flete y se afecta a la industria.
Otro botón de muestra, dijo Roberto Díaz, tiene que ver con el abasto de alimentos, del que estamos convencidos que la megalópolis tiene reservas alimenticias sólo para tres días, si se altera el actual esquema de distribución de alimentos, el desabasto se volverá un grave problema.
Finalmente, expresó su confianza en que se adopte una medida de fondo, y no será con la restricción a la circulación como se solucione el problema de contaminación, sino mediante una mayor calidad en los combustibles. Actualmente, Pemex distribuye un diésel que emite 500 partículas de azufre por millón, cuando hay una mejor calidad de combustible, como el llamado Ultra Bajo, cuyas emisiones son muy inferiores.
Así se empleen camiones último modelo, el combustible es malo, y origina mucha contaminación, puntualizó.