Carlos Gutiérrez Gutiérrez

“No sólo es necesario sino indispensable, enfrentar el reto de una reforma judicial de gran calado que le permita prestar el servicio a la sociedad de una justicia sin adjetivos”, afirmó Juan Manuel Ponce Sánchez, magistrado presidente del Supremo Tribunal de Justicia.

Es indispensable establecer una alianza entre los tres poderes, los abogados colegiados y las universidades, para concretar la profunda transformación que está sufriendo nuestro sistema de justicia, estableció el magistrado al referirse a la importancia del concurso, no sólo del Poder Judicial mismo, sino de otras instancias involucradas en la tarea de dotar a la sociedad de justicia.

Reiteró que una de las prioridades del Nuevo Sistema es cuidar que la justicia sea una realidad cotidiana para quienes la demandan a los tribunales encargados de su administración, siendo éste un compromiso con la ética porque significa darle a cada quien lo que le corresponde.

Para cumplir con ese objetivo, las reformas son una necesidad constante, y se refirió al gran cambio que sufrió, un cambio que llevó 8 años para su aplicación integral y adelantó que requerirá más tiempo para que el sistema esté plenamente implantado.

Dijo que la gran reforma no es el único tema de cambios recientes y refirió la reforma parcial en materia mercantil que en breve habrá de aplicarse a la totalidad del derecho mercantil, y en materia fiscal y muy recientemente en materia laboral, en donde el Poder Judicial de Aguascalientes asumirá también la tarea de juzgar.

Se han tomado muchas medidas tendientes a mejorar el sistema integral, y en función a ello, dijo, se han tomado medidas como la modificación de la estructura funcional del Poder Judicial y de los Juzgados, particularmente los familiares.

Se mejoraron los sistemas para emisión de órdenes de protección, se incluyeron las políticas de igualdad de género, se reforzó la capacidad institucional en diseño informático, se impulsaron reformas a los procedimientos para mejorar tiempos en las etapas y actos del juicio, se crearon los juzgados de control y de juicio oral penal, el segundo de preparación de justicia de adolescentes y el quinto familiar, entre otros.

Para ejemplificar la profunda trasformación del sistema judicial en México, señaló que el Nuevo Sistema demanda peritajes ya no de papel sino orales y en ese sentido dijo que los peritos, incluso los privados, deben capacitarse en este Nuevo Sistema de impartición de justicia; estos cambios, aparentemente sencillos, demandan del desarrollo de nuevas capacidades y habilidades de todos los que intervienen en sistema judicial adversarial.

Finalmente, expresó su confianza en que los mexicanos “lograremos conformar nuestro propio sistema de justicia oral penal, y que el periodo de transición reclamará de constantes cambios, adecuaciones y ajustes, lo que implica necesariamente el involucramiento de más instancias que con sus aportes, hagan posible la instauración de un nuevo sistema que dé por resultados la impartición de justicia sin adjetivos, afirmó.