CIUDAD DE MÉXICO.- Cruz Azul se quedó con ganas de más en la Copa MX tras caer anoche 3-2 ante el Necaxa.
Los Rayos sorprendieron a La Máquina que vino dos veces de atrás pero que ya no pudo alcanzar al club de Aguascalientes, que aprovechó los errores celestes.
El favorito conjunto cementero, con 15 juegos sin perder, pagó caro sus yerros y no pudo volver a una Final del torneo copero, la que jugó y ganó por última vez hace tres años.
Un cabezazo de Kevin Chaurand al 65′ acabó con las ilusiones de los dirigidos por Tomás Boy, quienes se motivaban con la posibilidad de disputar el duelo por la corona, y luego llegar lejos en la Liga, como ocurrió en el Clausura 2013.
Para entonces, La Máquina ya había tenido que apretar dos veces luego de que Necaxa salió sin miedo a imponer condiciones, lo que logró en el primer tiempo frente a un gran número de aficionados suyos que alentaron durante todo el partido, como en los viejos tiempos.
Apenas al 16′, Rodrigo Prieto apareció solo en un tiro de esquina para meter cabezazo imposible para el portero Jesús Corona.
Sin embargo, Joffre Guerrón aprovechó una deficiente marca en un centro a balón parado para rematar de cabeza e igualar.
Sólo que Francisco “Maza” Rodríguez se encargó de abrirle otra vez la puerta a los Rayos, pues al 43′, un pase suyo se quedó corto cuando buscaba a Fausto Pinto, que tomó Jesús Isijara para mandar guardar el balón al fondo de las redes con disparo desde fuera del área, aprovechando que Corona estaba fuera de su zona.
Aún así, el conjunto cementero se encontró con una pena máxima luego de que el árbitro Eduardo Galván consideró que Erik Vera cortó con el brazo un centro de Richard Ruiz, por la banda derecha.
Al 57′, Guerrón cobró correctamente, sólo ocho minutos antes de que la zaga celeste volviera a fallar.
Chaurand remató sin sentir la presión ni del “Maza” ni de Julio César Domínguez tras un centro de Isijara, quien superó con una finta a Pinto.
Los corajes del “Jefe” Boy no levantaron a los celestes, que se despidieron de un Azul que coreaba el “Olé, olé, olé, Rayos, Rayos”.
La Máquina se quedó con sueños y Necaxa vuelve a una Final de Copa, en donde enfrentará al Veracruz, lo que no vivía desde la temporada 1994-95, cuando se coronó.