Bravucón ratero fue detenido por la Policía Preventiva Municipal. Ya acorralado, atacó a los oficiales con arma blanca pero no hizo blanco. Y en la medida que opuso resistencia fue detenido. El delincuente es un tal Ricardo, de 32 años y vecino del barrio La Salud.
La dependencia recibió reporte oportuno de varios vecinos. Avisaron que un sujeto sospechoso había allanado casa sola en la calle Cultura Maya, en el fraccionamiento Miradores. Nadie lo conocía y mucho menos era el dueño de la vivienda.
El reporte fue atendido por oficiales de la Delegación Terán y cuando llegaron a la finca, justo en ese momento salía el ratero. Llevaba consigo objetos y aparatos. Al ver la patrulla, rápido abordó una moto y emprendió la fuga.
Así dio inicio lo que sería peliculesca y breve persecución. Cuadras adelante lograron cerrarle el paso pero el hampón, lejos de levantar las manos sacó de entre sus prendas de vestir el arma blanca. Y empezó a lanzar viajes a diestra y siniestra, con la evidente y mala intención de herir a los preventivos. Fue en vano. Al final sometieron al rijoso ladrón y le aseguraron el botín.
Ya está de nueva cuenta en su segundo hogar; es decir, en la prisión.