Conocer el pasado de los aspirantes a un puesto de elección popular tiene que ser a cargo de los partidos, por lo que bajo su responsabilidad será admitir o rechazar a uno que otro travieso, fue la virtual respuesta que dio la Procuraduría General de la República a la solicitud que le hicieron para que llevara a cabo la investigación.

La petición se hizo con bastante “jiribilla”, buscando que la dependencia cargara con la culpa en caso de que alguno de los propuestos o electos resultara que tiene o tuvo líos con la justicia, o que está inmiscuido con el narcotráfico y la delincuencia organizada.

Los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) presentaron la petición a la Procuraduría y al Congreso de la Unión, para que los prevenga de candidatos que tengan relación con la delincuencia y con ello evitar casos que en distintas partes del país se han presentado, de lo que saben hasta que se hace público ese vínculo, lo que afecta no sólo la imagen de los organismos sino de la política en general.

La respuesta fue contundente: para investigar y perseguir delitos del orden federal, la PGR necesita de previa denuncia o querella, y en todo caso, dicha información es reservada, “de acuerdo con lo que establecen los artículos 21 y 102, apartado A, de la Constitución, la atribución constitucional del Ministerio Público de la Federación es investigar y perseguir delitos del orden federal, previa denuncia o querella que se presente al respecto, en la que se narren los hechos que se consideran delictivos”, apuntó.

En el comunicado, la dependencia puntualizó que “respecto a las investigaciones en curso, la legislación federal establece la reserva de la información contenida en los expedientes, a la cual sólo tiene acceso el inculpado, el defensor, víctima u ofendido por un delito”.

Para no dejar lugar a dudas del portazo legal que les dio, la Procuraduría precisa a panistas y perredistas que legalmente está impedida para proporcionar alguna información relacionada con la investigación que lleva en curso y sobre todo que no se encuentra entre sus atribuciones verificar los antecedentes de los candidatos a puestos de elección popular, ni algún otro requisito de elegibilidad que señalan las leyes respectivas.

En estas condiciones, los partidos en general tendrán que indagar la vida, obra y sucesos de quienes aspiran a ser candidatos en las elecciones del 5 de junio, y si tienen alguna duda sobre su probidad, sea por enriquecimiento “inexplicable” o que tengan informes que podría estar relacionado con actos ilegales, es preferible dejarlos fuera y no que después tengan que dar explicaciones.

Aunque se dice que en Aguascalientes es difícil que alguien oculte sus imprudencias, de cualquier manera no está por demás que abran una indagatoria, que los directivos partidistas no se conformen con el juramento de los postulantes que su vida es limpia. Hay quien sabe mentir, que hace trampa de obra y palabra y no vacila en simular que es un hombre o una mujer de principios, lo cual más tarde se van por la borda y arrastra todo lo que encuentra a su paso, como se ha podido notar en .casos que han sido noticia nacional.

CUENTOS DE LAS CUENTAS

Cuando se asegura que desde el año pasado los aspirantes a la gubernatura rebasaron 16 millones de pesos en programas de proselitismo, es porque se tiene elementos que sustente la denuncia, pero ha pasado un mes sin que el Partido Encuentro Social (PES) presente un solo documento que acredite sus dichos.

Es fácil hablar y hacer sumas de lo que, presuntamente, han gastado, lo difícil es apuntalarlo, lo que no obsta para que a falta de trabajo político se busque sorprender con informaciones estridentes y con ello atraer la atención de los electores.

El presidente del comité estatal del PES, Jesús Morquecho Valdez, aseguró el 18 de enero que la competencia por la gubernatura del estado “ha significado erogaciones de más de 16 millones de pesos por cada uno de los aspirantes tan sólo durante el año pasado, e incluso esta cifra se ha superado en algunos de los casos”, cantidad que es lo autorizado para toda la campaña y que ya fue rebasada “antes de haber comenzado la campaña constitucional por quienes buscan ser candidatos”. Desde su particular punto de vista, estos recursos los obtienen “de los grandes capitales que les facilitan algunos empresarios”, sin que mencione nombres y bajo qué condiciones han facilitado el dinero.

Al ser un partido de reciente creación Encuentro Social recibe un financiamiento de las arcas públicas cercano a los 380 mil pesos, que se aplicará para gastos de campaña de sus candidaturas a la gubernatura, las once presidencias municipales y las 18 diputaciones uninominales, cantidad que se supondría que crece con las cuotas de sus militantes.

Ahondar sobre el tema resulta irrelevante, en virtud que “en los cuentos no cuadran las cuentas” y en el fondo lo que pretende el PES es atraer los reflectores y hacer patente su dolor por los “míseros” 380 mil pesos que les entrega la autoridad electoral, que por cierto provienen de los impuestos que pagan los aguascalentenses que sí trabajan.

AUGURIO IRREBATIBLE

Corría la tercera semana del presente año cuando Alberto Aldape Barrios, director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial de Aguascalientes (CIDE), vaticinó una disminución del crecimiento del país, entre otras razones, por un menor crecimiento de la economía china.

En estos casos se quisiera que las cosas fueran diferentes y tal vez el propio Aldape Barrios preferiría equivocarse en sus apreciaciones, pero lo que vive México le da la razón, como se puede constatar con el anuncio que hizo hace unos días el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, de que habrá que estar preparados para los vaivenes del mercado internacional y que 2017 no pinta de mejor manera.

El investigador destacó que la parte positiva está en el fortalecimiento de la economía de Estados Unidos, lo que indiscutiblemente aumentará la dinámica manufacturera de México, sin embargo tiene que hacerse el máximo esfuerzo para mantener bajo estricto control la inflación, lo que no es una tarea fácil debido a la volatilidad cambiaria, que dijo, va estar presente a lo largo del primer trimestre. Es difícil determinar hasta dónde llegue el valor del dólar frente al peso, aunque una vez que pase la tormenta internacional se logrará la estabilización, pero no debe esperarse que regrese a los 16 pesos por dólar.

El crecimiento del país se sustentó por décadas en la venta del petróleo, por lo que al caer su precio deja a la expectativa a los inversores nacionales y extranjeros y esto necesariamente influye en la economía del país, que requiere de capital fresco y más empleo.

El director del CIDE consideró que el Banco de México (Banxico) debe dejar de apostarle a las subastas de dólares, como forma de contener el tipo de cambio, y recurra a otros mecanismos, entre ellos elevar las tasas de interés para retener las inversiones y atraer nuevos capitales. Tan sólo el año pasado inyectó 16 mil millones de dólares sin mayores resultados, al seguir a la alza la divisa estadounidense.

Es indudable que leer o escuchar a quienes dedican parte de su tiempo a analizar la situación económica nacional y mundial, para establecer lo que puede ocurrir, es siempre necesario, con lo que no toma por sorpresa y permite estar preparados ante cualquier contingencia.