Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 8-Nov.-La Procuraduría General de la República (PGR) le sigue la pista a Javier Duarte a través de los movimientos de sus suegros, Antonio Macías y María Virginia Yazmín Tubilla, en Coatzacoalcos, Veracruz.
Agentes federales vestidos de civil y en vehículos encubiertos hicieron base afuera de los domicilios de los padres de la esposa del Mandatario con licencia, en la calle Tamaulipas número 600, Colonia Petrolera, y en el 1107 de la calle Abasolo, Colonia María de la Piedad.
A través de un escrito enviado a Fidel Quiñones, juez décimo de distrito en Veracruz, Macías se quejó de la presencia de los federales.
“Solicito autorice al personal adscrito a su judicatura se constituya en los domicilios antes citados a efecto de obtener impresiones fotográficas de la vigilancia física-fija de los inmuebles,S al tiempo que dicho personal pueda corroborar los actos intimidatorios y cuestionar nombres, potestades y autorización de dicho seguimiento”, dice el texto enviado ayer por Macías.
El pasado 28 de octubre, un juez federal descartó suspender una eventual alerta migratoria contra los suegros de Duarte, quienes deben permanecer en su domicilio si quieren evitar su aprehensión.
El juez noveno de distrito de Veracruz, con sede en Coatzacoalcos, concedió la suspensión provisional a los suegros de Duarte contra cualquier orden de captura por ilícitos que no ameritan prisión preventiva.