Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, el pasado jueves se cumplieron ya cinco años de la primera publicación de esta columna “Perspectiva Ciudadana” en “El Heraldo de Aguascalientes”, acontecimiento que me llena de satisfacción y me motiva a continuar escribiendo más y mejores colaboraciones editoriales con el claro objetivo de seguir contando con el favor de su lectura y, en la medida de lo posible, generar algo de opinión pública.

Precisamente con motivo de este quinto aniversario, quisiera compartir con Usted algunas de las reflexiones expresadas en este último año de la columna, las cuales, en su momento, plasmé en aquellos escritos que, en lo particular, considero más representativos de este espacio llamado “Perspectiva Ciudadana”, señalándose, entre paréntesis, el título del artículo respectivo y la fecha de su publicación:

“…más allá de estos reprobables hechos de barbarie y que atentan contra el Estado de Derecho, también es deplorable la actitud y línea discursiva que han asumido varios actores políticos y sociales que se han “colgado”, como coloquialmente se dice, de este tema para obtener un beneficio político y hasta económico. En otras palabras, han estado lucrando, estos días, con el dolor humano y con el desconcierto colectivo…” (Basta de politizar el caso Ayotzinapa, 1° de noviembre de 2014).

“…Necesitamos revolucionar a México por un país de ciudadanos comprometidos con su propio destino y el de la nación, sí con un amplio sentido crítico de los asuntos públicos pero con un mayor ímpetu para proponer y concretar acciones en beneficio de los demás, un país de instituciones limpias, confiables y eficaces, tanto públicas como privadas, dirigidas por mexicanos con alto sentido de responsabilidad y compromiso con México…” (Tiempos de una nueva revolución, 22 de noviembre de 2014).

“…De por sí la ciudadanía está sumamente irritada por el desempeño general de nuestras autoridades (particularmente de los que se dicen ser nuestros “representantes populares”) y a ello hay que abonarle el comportamiento notoriamente inmaduro y en muchos casos sectario de los políticos de nuestro país…” (Descomposición política, 17 de enero de 2015).

“…¿Qué esperamos de los candidatos y los partidos políticos durante los próximos sesenta días de proselitismo? Esperamos y, al mismo tiempo, exigimos de ellos madurez política, una propuesta seria y el contraste de las ideas. La sociedad mexicana no está en condiciones de aceptar campañas plagadas de ataques y denostaciones, ya no admite las denominadas “guerras de lodo”, por tanto tiempo escenificadas, de manera burda, por nuestra clase política…” (Arrancamos, 4 de abril de 2015).

“…Lo invitaría a revisar bien el currículo de cada uno de los candidatos por los que Usted puede votar, según el distrito electoral federal en el que resida. Tome en cuenta que las funciones legislativas pueden ser cumplidas de mejor manera en la medida de que la persona cuente con preparación, capacidad, experiencia y representatividad social, todo lo anterior debidamente acreditado y no como producto de una engañosa campaña de marketing político…” (#MomentoDeVotar, 6 de junio de 2015).

“…La vocación democrática de México triunfó y de manera contundente. Mucha gente dudó del normal desarrollo de las elecciones del pasado domingo, particularmente en el sureste del país, y afortunadamente se equivocaron… La gran apuesta era por el “abstencionismo” y, si bien es cierto la cifra no es la que todos quisiéramos, votaron más de 38 millones de mexicanos de un universo de casi 78 millones de la lista nominal, es decir, alrededor de un 48% de participación ciudadana, el cual se supera el nivel de las últimas dos elecciones intermedias…” (#ApuntesDeLaElección, 13 de junio de 2015).

“…El contraste de las ideas es siempre una condición saludable y necesaria en todo Estado democrático, pero siempre en un plano de respeto y tolerancia, de lo contrario, caemos en el terreno peligroso de la radicalización ideológica, lo que confronta y divide a las personas…” (#ResoluciónControvertida, 27 de junio de 2015).

Finalmente, aprovecho estas líneas para manifestarle mi más sincero agradecimiento al Licenciado J. Asunción Gutiérrez Padilla, Director Gerente de esta casa editorial, por su confianza y respaldo a lo largo de estos años, en mi segunda etapa como colaborador del diario.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

 

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo