Sara Díaz, Rebeca Aguilera, Graciela Lozano

A ti mujer entregada, guerrera, que luchas y que amas, el Heraldo de Aguascalientes te rinde un merecido homenaje en tu día con historias de vida que, como muchas, han dejado una huella imborrable en los corazones.
Mujeres que anteponen al fruto de su vientre por sobre todo y que, con su ejemplo, han logrado forjar en sus herederos las virtudes que ahora comparten.
Hoy, sus hijas expresan el deseo de seguir los pasos del legado que han sembrado a lo largo de su existencia con paciencia, cansancio, pasión e incluso lágrimas.
La profesión o el oficio que con la frente en alto desempeñan para honradamente salir adelante, es heredada a aquellas sucesoras que han sabido corresponder al cariño maternal.
Las enseñanzas y el amor incondicional que de su madre han recibido, los retribuyen con un bello mensaje que, desde lo profundo de su alma les dedican a todas ellas.
¡Felicidades mamá!

Paula y Dayra
IMG_4622DAYRA Georgina Rodríguez Martín admira y valora el trabajo y la triunfal vida de su mamá, por eso que quiere ser como ella.
Dayra tiene 18 años y desde muy pequeña supo cual era su profesión: modelo.
El fin es presumir, lucir, portar, defender y engalanar todos y cada uno de los diseños que crea su mamá.
Paula Georgina Martín de Anda, diseñadora de modas de Aguascalientes, dueña y autora de la marca Paula.mx, ha dedicado su vida entera a trascender y la pasión que le vibra en las venas ha encaminado a su hija a ser su maniquí perfecto.
Momento grandioso vivieron madre e hija en Vallarta durante el mes de enero. Llamaron a Paula para mostrar sus diseños con una pasarela inédita.
“Ese día vi a mi mami con una luz especial en su rostro, traspasaba fronteras siendo lo que es: ejemplo de mujer y triunfo; hicimos un viaje extraordinario, yo como modelo y ella como diseñadora, fue maravilloso”, compartió Dayra.
“Mi mami es patrón seguro de lucha, de empeño, de salir adelante, de marcar una tendencia no sólo en moda, también en carácter”.
Paula y Dayra son inseparables, tienen la virtud de la locura y saben amarse. Junto a papá forman una familia modelo para la sociedad: de exitosos seres que a cada paso dejan huella.

Isabel y Alondra
IMG_4389EL MÁS grande anhelo de Alondra Campos Rosales es ser como su mamá.
La nena de 10 años se prepara observando con atención cada paso que Isabel Rosales Flores da para disfrutar de la vida; sabe que deberá decidir por cuenta propia lo que quiere y lo que no. Su mamá le recuerda que “si quiere respeto, primero debe darlo a los demás”. También le enseña a expresar amor por su papi y su hermano, la apoya en sus estudios y la motiva a que sea humilde y siempre ayude a los demás.
El momento más difícil que recuerdan es la muerte de su bisabuela, Mamá María. El dolor era inevitable, pero juntas fue más fácil de sobrellevar.
Alondra tiene memoria de grandes momentos en sus paseos, como cuando fueron a  un río. Ella recuerda que ahí vio a su mami muy calmada, muy tranquila, le gusta verla así.
Isabel es Gerente de Finanzas de la empresa Proyectos Panuco, dedicada al outsourcing. “Alo” quiere seguir sus pasos, pues su dedicación y perfeccionismo la convierten en una pieza indispensable para las empresas donde ha laborado. “Yo quiero ser como mi mamá: ¡EXITOSA!”
Este 10 de mayo, Isabel es nuevamente bendecida, pues espera a su tercer bebe, una nena que hará compañía a Alondra y Jhostin, la llamarán Isabella que significa “la que ama a Dios”.

Cynthia y Karen
IMG_8510SER UNA niña obediente y amorosa con su familia es lo que Karen Fernanda, de 8 años de edad, ha aprendido de su mamá, Cynthia Mabel Carrillo Jiménez, mujer que, al desempeñarse como enfermera en el Hospital Tercer Milenio, ha despertado en ella la confianza, la responsabilidad y la voluntad de seguir sus pasos, pues con su profesión le ha permitido desde hace algunos años costear la casa y el sustento de ella y de su hija.
Karen Fernanda, que heredó los apellidos y la nobleza de su madre, ha hecho de ella su mayor inspiración. “Mi mamá me dice que no me fije en los demás, que  tengo que ser paciente y que espera de mí que sea mejor que ella.
“Siempre me apoya dándome consejos, por ejemplo cuando me puse triste y hasta lloré porque no terminé mi examen para hacer mi primera comunión. Ahí me dijo que no me preocupara, que Dios sabía en qué momento la haría, pero que le echara muchas ganas y lo siguiera intentando”.
Cynthia Mabel y su hija comparten todo; aprovechan cada momento que pasan juntas para demostrar su cariño.
“Cuando sea mayor quiero ser como mi mamá porque en su profesión alivia el dolor a los enfermos; quiero trabajar mucho como ella lo hace por mí, para mantenerme, y le quiero decir que la amo y que le doy las gracias por apoyarme en todo”.

Roxana, Ximena y Fernanda
IMG_9090SON LAS mejores amigas. Roxana Márquez Chávez y sus dos jóvenes hijas, Ximena y Fernanda, han conformado una asociación familiar basada en el entendimiento, la comunicación y el amor.
Ximena de 15 años y Fernanda de 8, además del vínculo sanguíneo, comparten el gusto por las ventas de juegos para el desarrollo motriz de las personas, actividad que su mamá desempeña con actitud positiva y honestidad, dos aspectos que las pequeñas han logrado desarrollar de su mano.
Su madre les ha inculcado numerosos valores. “Nos ha hecho ser mejores personas cada día, honestas, amorosas y responsables, además ella es espectacular”, son las palabras que usan las hijas de Roxana para describir su increíble personalidad.
La actitud con que la hermosa mamá se ha ganado la admiración de sus niñas, le ha permitido también conseguir el cariño de las personas que la rodean, según cuentan Ximena y Fernanda, y es por ello que a ambas les ha avivado el deseo de formarse por el camino que la autora de sus días ha recorrido con gran esfuerzo.
“Nos gustaría ser como nuestra mamá, porque con su carácter y su modo de ser, nos ha enseñado grandes valores. Nos gustaría que nuestras hijas nos quieran tanto como nosotros a ella”, afirman Ximena y Fernanda Diener Márquez.

Cynthia y Valeria
IMG_0876CYNTHIA Aguilar Medrano y su hija, Valeria Robledo Aguilar, tienen una complicidad que a simple vista se puede observar: ambas comparten el gusto por la cocina y el cuidado de los animales.
Cynthia se dedica a organizar eventos donde ofrece exquisita repostería, gusto que surgió en su infancia al lado de su papá, Don Marcelino Aguilar (q.e.p.d) dueño de una reconocida panadería.
Valeria, a sus 11 años de vida, tuvo una destacada participación en el proyecto “Master Chef”, primero organizado a nivel local y después en la Ciudad de México, donde deleitó el paladar de los jueces con su especialidad, pastel de elote en crema inglesa.
“Me encanta estar con mi mamá porque siempre me apoya. Juntas cocinamos, practicamos equitación, damos paseos en bicicleta y me ayuda con mis tareas”, dijo Valeria.
Ser honesta, respetar a las personas mayores y cuidar de los animalitos, son los valores que Cynthia ha inculcado a su hija, una niña extrovertida, dinámica, responsable y muy cariñosa con sus mascotas, “Misifú” una gatita que rescató de la vida callejera y “Cuchi”, su perrita.
Valeria dijo querer ser como su mamá, una mujer independiente, que hace las cosas que le gustan. Además, espera dar a su madre la mayor satisfacción al convertirse en un futuro en una gran actriz.

Lucrecia y Lucrecia
IMG_9780ELLAS NO sólo comparten el nombre, también el deseo de servir a la sociedad, especialmente a niños con discapacidad severa.
La señora Lucrecia Rivas Ruvalcaba fundó la Asociación “De mi mano a tu mano”, donde ella y su hija, Lucrecia González Rivas, ofrecen terapias que brindan una mejor calidad de vida a estos pequeñitos, en un espacio de recreación apto para ellos.
“Siendo fundadoras mi mamá y yo, ahora contamos con 16 niños y 5 maestras que hacen de esta escuelita nuestro segundo hogar”, dijo “Lucky”.
A sus 29 años de edad, la joven siente una enorme admiración por su madre, a quien describe como una persona alegre, capaz de ver el lado positivo a la vida.
“De ella he aprendido a seguir mis sueños y luchar por lo que quiero. Las actividades que juntas realizamos van desde trabajar unidas hasta salir a pasear a cualquier lado. Sin duda ella es mi mejor amiga.
“Mi madre siempre está a mi lado cuando la necesito, me regaña cuando es necesario y los mejores consejos siempre vienen de ella”, señaló.
“Quiero ser esa persona alegre que siempre regala sonrisas a todos, tal y como es mi madre. Ella es el ejemplo que quiero seguir y por supuesto continuar con mi labor en la Asociación para poder brindar lo mejor de mí a las personas que más lo necesitan”, concluyó.