Por Amigos Pro Animal

¿Sabías que? El oído de los perros es muy sensible, pues sí, los perros pueden oír desde una distancia de 225 metros. Algo así como desde el centro comercial el parían a correos, que es el lugar donde llega la correspondencia. Ellos pueden escuchar cuatro veces más que el hombre, pudiendo registrar 35,000 vibraciones por segundo; para que me entiendas, ellos pueden escuchar sonidos que nuestros oídos nunca podrían escuchar, como ratas o murciélagos, para darte un ejemplo ¿conoces los silbatos de entrenamiento? Cuando le soplas nosotros no escuchamos nada pero nuestro perro sí, ya que los perros tienen 17 músculos para mover sus orejas, nosotros sólo tenemos nueve, y sólo sabemos utilizar dos músculos.
¿Alguna vez te ha pasado que cuando estás recostado en el sillón con tu perro, y de repente éste comienza a inquietarse, tal vez a ladrar, te asomas a la ventana pero no vez nada, y unos minutos más tarde tu amigo está en la puerta? Pues así es de magnífico su oído y gracias a esto él nos puede proteger, o escuchar cuando vamos a llegar de la escuela.
Ahora que ya entendiste la potencia del oído de tu mascota, quiero hacerte una pregunta: ¿Te has preguntado qué siente tu mascota cuando utilizas pirotecnia? Ellos sienten temblores, taquicardia (aceleración de los latidos del corazón), falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y al huir pueden ser víctimas de accidentes o perderse, también les puede causar la muerte. La pirotecnia es para ellos un explosivo de gran tamaño, como para nosotros el sonido de una bomba.
La misión será muy importante y de un gran grado de dificultad, pero yo estoy segura que lo lograrás, Te pido que desde este año cambies tu manera de festejar estas fiestas, pues además de proteger a los animalitos te estás protegiendo tú mismo ya que tú también puedes salir seriamente lesionado al usar pirotecnia, pues puede explotar en tu mano y puedes perder los dedos o alguna otra parte de tu cuerpo. Y si quieres que tu ayuda cambie la vida de un perrito puedes donar lo que gastas en pirotecnia y así ser padrino de un animalito sin hogar. Felices fiestas. Recuerda: ¡Tu diversión puede matar, y te puede lastimar!

Colaboradora. Verónica Muñoz Poblano