El esfuerzo que hacen en varios sectores para que Martín Orozco suelte prenda no ha encontrado eco, al circunscribirse en señalar que todavía falta tiempo, sin embargo para quienes miran hacia el firmamento observan que ya se vislumbra algo.
Por diferentes circunstancias cada quien busca tener la certeza de quién estará al frente de las dependencias, pero en la oficina del gobernador electo aseguran que no se ha tomado alguna decisión, por lo que habrá que esperar hasta noviembre, aún cuando en radio pasillo se de por descontado que en su equipo estará Manuel Cortina Reynoso, Jaime González y Juan Antonio Martín del Campo, mencionándose que irán a la Secretaría General de Gobierno, a la Secretaría de Finanzas y a la Secretaría de Bienestar y Desarrollo Social, respectivamente.
El caso de Martín del Campo, que concluye su labor como presidente municipal hasta el 31 de diciembre, se le esperaría hasta el uno de enero, mientras tanto estaría un encargado del despacho para iniciar labores, no así el de Cortina Reynoso, que presentaría su renuncia en la segunda quincena de noviembre a la Secretaría del Ayuntamiento. De Jaime González se alude que sí rendirá protesta como diputado el 15 de noviembre y luego solicitará licencia para estar en condiciones de asumir sus nuevas funciones.
Son movimientos naturales en un equipo muy definido, que en el caso de Cortina y González estuvieron al lado de Orozco cuando fue presidente municipal (2004-2007) y más tarde Cortina fue auxiliar de Orozco en la Cámara de Senadores, en tanto Martín del Campo ha estado en la misma sintonía como diputado local y cuando estuvo en la dirigencia del Partido Acción Nacional.
Mientras se llega el momento de la definición sus allegados destacan que continúa la cimentación de los programas que funcionarán en los 70 meses que durará la administración, principalmente los de carácter social y de obras públicas, que se integran con las propuestas de campaña y de lo que plantean los ciudadanos en las reuniones que aún tienen lugar.
Asimismo, se tiene en cuenta la petición del sector privado y social para que empresas locales, nacionales y extranjeras reciban las facilidades necesarias en su instalación, en espera que la diversificación sea el sello gubernamental.
Cabe recordar que en la reunión con un club de servicio a principios de este mes, MOS anunció que en diciembre presentará una iniciativa de ley al Congreso del Estado, para hacer un reacomodo de las dependencias estatales, contemplándose la reducción del 20% del aparato burocrático de jefes de departamento hacia arriba y el compromiso con trabajadores en general que a ellos no les afectará.
La razón para compactar cargos es porque “hay puestos impresionantes de secretario, subsecretario, director general, director de área, coordinador y jefe de departamento, entre cuatro y hasta seis niveles de mando por dependencia, creo que es mucho general y poca tropa”, apuntó.
En cuanto al proceso de entrega-recepción Orozco considera que aún cuando la ley define que puede hacerse del 1 de noviembre en adelante, en las tres anteriores administraciones fue a partir de septiembre, incluida la de 2010 que él impugnó, por lo que esta vez “ha faltado voluntad política para iniciar los trabajos”.
El aplazamiento de ese paso tiene relación directa con saber quienes pudieran estar en el próximo equipo, al ser costumbre que los representantes del gobernante electo que acuden a la entrega-recepción de cada oficina son los que después estarán ahí, o son personeros de quienes han sido designados.
Por ello la insistencia de que se atienda ese proceso y la exigencia a los partidos de la coalición para que ya no refuten la elección del 5 de junio. El 6 de agosto el presidente de la Cámara de Comercio, Rubén Berumen de la Cerda pidió acabar con esto, “debemos de dar vuelta a la página, aceptar los resultados y lo más importante no dejar de trabajar, no entorpecer la llegada de la nueva administración, porque los retos son muchos y muy importantes como para dilatar los trabajos de la transición”

APOCADOS

Mientras el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, hace calistenia verbal para mantener la atención del cotarro, a nivel local el partido sigue expectante y esperanzado en que se resuelva a su favor la impugnación que tienen ante el Tribunal Electoral federal, respecto a la elección de gobernador.
Políticamente el Revolucionario Institucional ha desperdiciado más de tres meses, ya que toda su labor gira en torno a la respuesta que tenga de la autoridad electoral, cuando lo normal sería trabajar de manera paralela en la organización de sus cuadros y retomar el papel social que fijan sus estatutos.
Es evidente que el mando tricolor se mantiene encogido, sosegado, demasiado parsimonioso, que tal vez empiece a funcionar en 2017 o hasta el siguiente año para las elecciones federales, en tanto los demás partidos trabajan sin aspavientos pero a paso firme. Se olvida, o tal vez ni siquiera le importa, que el tricolor tiene perdidas las tres diputaciones federales y las dos senadurías, esto es, en materia de triunfos directos está “borrado” del mapa, y en la próxima Legislatura local y los municipios será minoría y si el Tribunal electoral convalida el triunfo del PAN en la gubernatura quedará al mismo nivel de la “chiquillada”.
Es irónico que mientras aquí bailan las calmadas, Ochoa Reza lanza retos a sus pares, principalmente a Andrés Manuel López Obrador, de Morena y Ricardo Anaya del PAN, sin que uno y otro acepte debatir, lo que no obsta para estar en los medios, aunque sería más saludable que el dirigente girara instrucciones para que en los estados se inmiscuyan en las tareas correspondientes, que se note que hay un partido actuante, eficiente, exigente, dispuesto a discutir los temas que le interesan a la sociedad y ser portavoz de la militancia en todo aquello que demanda solución.
Pese a la versión que el PRI “de esta cama no se levanta”, ha dado muestras que conserva su etiqueta de partido nacional y no sólo porque tenga el registro oficial, sino por el lugar que ocupa en las 32 entidades, al mismo tiempo provoca temor en la oposición, al grado que hace unos días Alejandro Sánchez Camacho, secretario de Acción Política Estratégica del Comité Nacional del PRD, destacó que un partido o un personaje solitario “no podrá vencer al PRI” en la elección presidencial, lo que obliga a configurar una coalición entre todas las izquierdas y otros organismos que se sumen a un pacto anti-PRI.
De ese tamaño es el desasosiego que genera y de lo que aquí no se dan por enterados, por lo que siguen pensando que todavía falta mucho para los comicios, cuando están más cerca de lo que se imaginan, aunque para entonces será demasiado tarde, igual que en 2015, que en 2012 y 2009.

LABOR INVALUABLE

Una entrega sin límites es la que lleva a cabo la señora Leticia González de Gómez al frente del Patronato de Centros de Integración Juvenil (CIJ), al lograr que ex pacientes participen en los programas que tienen lugar. En sus intervenciones narran cómo lograron salir del mundo de las adicciones y de qué manera les ha cambiado la vida, tanto a ellos como a sus familiares. Son experiencias sobre la prevención, abstinencia y motivación para vivir sin el consumo de estupefacientes, lo que esperan que sirva para que otras personas tomen conciencia de ello y que sepan que hay organismos, como el CIJ, que ayudan a salir de esa etapa tan difícil. Grupos como los Centros de Integración Juvenil se convierten en salvavidas al brindar oportunidades de recuperación y desarrollo.