Hay consumidores que usan a la Profeco para la obtención de beneficios indebidos a costa del patrimonio de los comerciantes y prestadores de servicios, denunció Rubén Berumen de la Cerda, presidente de la Canaco.

Indicó que algunos funcionarios de la Procuraduría, a sabiendas de que el consumidor no tiene la razón y que está abusando de la propia institución, “aun así, proceden a favor de los quejosos, deteriorando el negocio de comerciantes establecidos”.

Ante esto, el dirigente de la Canaco anunció que antes de concluir el año, instalarán mesas de mediación entre comerciantes y consumidores para que cuando haya alguna diferencia se pueda llegar a una solución que beneficie a ambas partes, evitando “caer en las garras de la Profeco”, llegando a acuerdos, incluso mucho más rápidos que los que se puedan hacer ante aquella instancia federal.

Dijo que han sido ya bastantes quejas las que ha recibido de parte de sus agremiados en el sentido de que sus comercios han sido objeto de abusos por parte de clientes quienes, respaldados incondicionalmente por la Profeco, han abusado de las leyes de protección al consumidor y han encontrado respaldo en esa instancia para hacer valer supuestos derechos, pero que en los hechos, lo único es que han obtenido beneficios a los que en términos de justicia, no tendrían derecho.

En ese sentido, dijo que se está trabajando para la creación de una instancia de mediación dentro de Canaco con la finalidad de que tanto comerciantes o prestadores de servicios y sus clientes, cuenten con un espacio neutral en donde pueden llegar a acuerdos resarcitorios que beneficien a ambas partes.

En ocasiones los clientes acuden directamente a la Profeco, sin embargo, esa instancia se encuentra siempre muy saturada y otorgan fechas de conciliación que tardan varios meses. En cambio, dijo, una vez que entre en operaciones este sistema, se pondrán mesas de mediación para lograr acuerdos lo más rápido posible, llegando incluso a invertir minutos en la solución de alguna diferencia entre empresas y consumidores.

Reconoció que en ocasiones, algunos comerciantes pudieran no estar obrando correctamente, en ese sentido, las mesas de mediación de la Canaco establecerían como parámetro la propia ley y basándose en ella, se buscaría generar los acuerdos en donde ambas partes salgan satisfechos.

Este tipo de mesas ya funcionan en la Ciudad de México con muy buenos resultados, ya que se logran acuerdos en términos de justicia, se generan compromisos y se ahorra mucho tiempo, pues los acuerdos se toman rápidamente y en los casos en los que no se pueda generar un consenso, entonces se van directo a la Procuraduría Federal del Consumidor.

En el caso de los vivales que abusan de la ley del consumidor y usan descaradamente a la Profeco, pidió a la propia Procuraduría Mayor flexibilidad y evitar defender a quienes han hecho de las reclamaciones indebidas, una forma de subsistencia.