Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 11-Sep .- Cientos de activistas, familias y miembros de la comunidad gay protestaron ayer frente a la Catedral Metropolitana para exigir la destitución del Cardenal Norberto Rivera.
Afuera del recinto religioso, transexuales, ancianos, travestis, lesbianas, heterosexuales, homosexuales y hasta niños pidieron al Papa Francisco que destituya a Rivera.
Además, que pida a los feligreses mexicanos que sean tolerantes y promuevan el amor entre el prójimo, tal como señala la palabra de Dios y contrario a lo que, acusaron, se divulga en el semanario de la Arquidiócesis, Desde la Fe.
Hicieron un llamado, también, a que se respete el Estado laico y que tanto la Iglesia como el Frente Nacional por la Familia dejen de intervenir en la política nacional y que permitan los matrimonios igualitarios y las adopciones por parte de parejas de un mismo sexo.
Patria Jiménez, vocera del Frente Orgullo Nacional México, anunció que lanzaron una campaña en el portal Change.org para recolectar firmas ciudadanas que apoyen la petición de destitución de Rivera, la cual será mandada al Pontífice por medio de una misiva.
“La Iglesia y el Cardenal Norberto Rivera rompieron con la legalidad del País, Rivera está provocando una división profunda, que no tienen injerencia en asuntos de Estado y en materia de lo civil, y que esta propagación de su campaña a través del Frente por la Familia está generando odio contra nuestras poblaciones”, denunció.
“Benito Juárez dejó un Estado laico, eso era bueno y casi no se cuenta, pero cuenta mucho”, se leía en una de las tantas pancartas que, entre banderas del arcoiris y fotos del Benemérito de las Américas, utilizaron los manifestantes para exigir a la Iglesia que cese lo que consideraron como un discurso de odio y discriminatorio.
En medio de mujeres agarradas de la mano y hombres entaconados, Jiménez exhortó al Poder Legislativo y a la Secretaría de Gobernación que tomen cartas en el asunto y dejen de permitir que organizaciones religiosas intervengan en asuntos de Estado.
Acompañada por su novia y su pequeña sobrina, Yesenia Campos lamentó que, encabezados por obispos y el Frente Nacional por la Familia, miles de personas hayan salido el sábado a las calles de más de 70 ciudades y localidades a lo largo de territorio nacional para protestar en contra de las familias diversas y el matrimonio igualitario.
“En mi cabeza no está quitarle el derecho a alguien, quitarle el derecho de amar, quitarle el derecho de ser libre, de hacer su familia, yo creo que eso no es congruente”, reprochó.
Jaime Morales y Felipe Nájera, quienes llevan 16 años de relación y hace cuatro años adoptaron una bebé, comentaron que su familia es como cualquier otra familia, con los mismos problemas y el mismo cariño.
“Somos igual que toda persona, somos igual que toda la población”, confió Jaime Morales.