Quiere América la revancha… pero en Japón

MONTERREY, NL.- América ya está en Monterrey y en su mente no hay otra cosa que no sea volver a tomar el boleto de avión para jugar su segundo Mundial de Clubes en Japón.

Los azulcremas jugarán hoy ante Tigres la Ida de la Final de la Liga de Campeones de la Concacaf, y aunque su rival no será sencillo, en su mente está el que ganarán el título continental.

“(Tigres) es un gran equipo, pero nosotros lo único que pensamos es ganar, no importa quién está enfrente. En su cancha es complicado con su gente, pero nosotros tenemos que salir a hacer un partido inteligente aquí”, dijo el arquero Hugo González en conferencia de prensa.

González, único elemento de las Águilas que atendió a poco más de una decena de aficionados en el Aeropuerto, mostró su deseo y compromiso por regresar a un Mundial de Clubes, torneo en donde perdieron en su primer partido el año pasado.

“Lo queremos bastante (el título), sobre todo por el Mundial de Clubes pasado, queremos regresar, sacarnos esa espina, yo lo veo más por ese lado que revancha contra Tigres”.

Sobre cómo saldrá a la cancha del Universitario mañana el cuadro capitalino, José Daniel Guerrero aseguró que se buscará el gol, para aprovechar el tema del tanto de visitante.

“Tenemos que buscar el gol, porque también es un factor importante el gol de visitante, el equipo tratará de hacer bien las cosas defensivamente y después ofender a Tigres”, comentó “El Chepe”.

Guerrero dejó también en claro que las bajas que tendrán para medirse mañana a los felinos no deben pesar de más en el equipo, todo esto por la importancia del club.

“(Tigres) también van a salir con todo por este campeonato como lo haremos nosotros, con esa seriedad y garra que caracteriza este equipo, no importa quien juegue, la grandeza de América no influye en ciertos jugadores, es más importante el equipo”, declaró.

Japón a la vista

CIUDAD DE MÉXICO  19-Abr .- Ignacio Ambriz busca su primer título como entrenador, pero antes de paladear la gloria de un campeonato tendrá que dejar en el camino a un viejo lobo de mar como Ricardo Ferretti.

El actual técnico del América debutó como estratega en el Clausura 2003, dirigiendo unos partidos al Puebla para salvarlo del descenso.

Después, inició un largo periplo junto a Javier Aguirre en España, donde lo auxilió en el Osasuna y con el Atlético de Madrid, para luego volver a México con San Luis en el Apertura 2010; pasó por Chivas y Querétaro antes de llegar al Nido de Coapa, donde vivirá su primera Final desde el banquillo en menos de un año de haber tomado las riendas del equipo.

Para Ambriz es motivo de alegría llegar a esta instancia, pero sabe que la presión que tiene es inmensa, ya que este año está obligado a entregar buenos resultados para mantenerse en el timón de las Águilas y esta es su primera prueba.

Llega invicto con las Águilas, sólo que con el recuerdo de una goleada recibida a manos de los felinos en la Liga el pasado 27 de febrero, aquella ocasión los Tigres hicieron pomada a la zaga de los azulcremas que salió goleada del Estadio Universitario.

Tanto Ambriz como los de Coapa quieren volver al Mundial de Clubes para buscar revancha, porque el fracaso vivido en diciembre pasado todavía pesa en el ánimo del equipo.

En contraparte, Ferretti es el técnico en activo con más partidos dirigidos en Primera División y su colección de Finales es grande: el “Tuca” dirigirá su décimo tercer duelo por el título; de las otras 12, ha ganado 6, tres de ellos con Tigres.

Si de experiencia se trata, el estratega de los regios tiene para dar y repartir, ahora tendrá que hacer pesar la casa y sacar a sus mejores hombres para definir un encuentro donde no llegan parejos, porque las bajas por lesión y suspensión son un factor que juega en contra del América.

La última vez que ambos cuadros se enfrentaron en una Final fue en el Apertura 2014, donde la balanza se inclinó a favor de los capitalinos, que ganaron los dos partidos de la serie, sólo que en aquella ocasión al frente del equipo estaba Antonio Mohamed.

Ambriz tiene plena confianza en los jóvenes y aún con pocas opciones de tener un revulsivo en la banca, quiere salir bien librado de este primer capítulo.