Quemazón en El Conejal

Un incendio que en un principio era sólo de pasto seco, se salió de control y terminó por extenderse en un predio ubicado sobre la carretera a Norias de Ojocaliente, en las inmediaciones del poblado El Conejal.
Debido a que en ese predio se almacenaban tarimas de madera, el incendio se extendió rápidamente, consumiendo cerca de una hectárea y media de terreno y provocando una impresionante columna de humo que se logró ver a varios kilómetros de distancia.
Se estableció que cerca de las 15:00 horas del domingo, se reportó al Servicio de Emergencias 911 que había un incendio de pasto seco en un predio ubicado en la carretera a Norias de Ojocaliente, a la altura del poblado El Conejal.
En primera instancia arribaron oficiales de la Policía Montada del municipio de Aguascalientes, así como agentes de la Policía Preventiva Municipal, quienes al percatarse que el fuego estaba sin control y comenzaba a extenderse peligrosamente, solicitaron la presencia de los Bomberos Municipales.
Fue de tal magnitud el siniestro, que al lugar de los hechos llegaron militares de la Sedena que implementaron el Plan DN3-E para casos de siniestros.
Así mismo, acudió personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil y Bomberos Municipales, quienes se dieron a la tarea de sofocar el siniestro.
De acuerdo con José Franco Toscano, encargado del despacho de la Coordinación Municipal de Protección Civil, al llegar los servicios de emergencias encontraron alrededor de una hectárea y media consumida por el fuego.
Las labores para sofocarlo se complicaron al acrecentarse las ráfagas de viento, ya que eso provocó que el fuego se expandiera peligrosamente hasta el límite de la barda de un edificio donde se fabrican tarimas de madera.
Debido a que afuera de la finca, en el predio que estaba incendiándose estaban almacenadas una gran cantidad de tarimas de desecho, fueron alcanzadas por el fuego lo que provocó que fueran consumidas en su totalidad.
No se logró definir la causa que originó el siniestro, aunque de acuerdo con el encargado de despacho de la Coordinación Municipal de Protección Civil, fueron varios factores lo que lo originaron, desde algo provocado hasta por el contacto de los rayos del sol con pedazos de vidrio.
Se requirieron varias cisternas de agua para lograr sofocar el siniestro que fue controlado y sofocado por los elementos de la Coordinación de Protección Civil y soldados del Ejército Mexicano, tras casi cuatro horas de arduas labores.
Al lugar de los hechos arribaron las unidades UE-57 y UE-15 de Bomberos Municipales, además de la ambulancia UE-10. No hubo personas lesionadas o intoxicadas, dejando sólo pérdidas materiales y la contaminación del aire.