José de Jesús López de Lara

Tras concluir con las pruebas periciales y forenses, la Fiscalía General del Estado, a través del agente del Ministerio Público, determinó poner en libertad a las tres mujeres que permanecían en calidad de retenidas, luego de que el pasado lunes por la madrugada mataron a golpes a un contumaz delincuente que se había metido a robar a su vivienda ubicada en el fraccionamiento Ojocaliente III.
Durante más de 24 horas de trabajo que fue realizado por un equipo multidisciplinario de la Fiscalía General del Estado, integrado por un agente del Ministerio Público, agentes investigadores del Grupo Homicidios, médicos forenses y peritos criminalistas de la Dirección de Investigación Pericial, se resolvió que no existían condiciones para determinar la existencia de un delito, por lo que las tres mujeres abandonaron la tarde del martes el edificio de la Policía Ministerial del Estado, donde habían permanecido bajo custodia.
El propio fiscal estatal, Óscar Fidel Mendívil, confirmó oficialmente la liberación de las tres mujeres.
Como se informó en la edición anterior, el pasado lunes siendo aproximadamente a las 04:30 de la madrugada, un delincuente identificado como José Guadalupe, alias “El Chepe”, de 23 años, fue asesinado a golpes en el interior de una vivienda ubicada en la calle Estación Cañada y esquina con la calle Manzana, en el fraccionamiento Ojocaliente III.
Se estableció, que dicho sujeto se introdujo a esa vivienda a cometer un robo, pero tres mujeres lo sorprendieron y lo mataron a golpes.
Debido a lo anterior, policías preventivos procedieron a detener a las tres sospechosas, que fueron trasladadas al edificio de la Dirección de Atención Especializada de la FGE, donde quedaron a disposición del agente del Ministerio Público de Hospitales.
Durante el desarrollo de las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Homicidios de la PME, declaración ministerial de testigos y de las propias mujeres, así como pruebas periciales y forenses, se estableció que el lunes pasado, siendo aproximadamente a las 04:30 de la madrugada, José Guadalupe, alias “El Chepe”, se introdujo a robar al domicilio de unas vecinas.
La casa era habitada por tres mujeres adultas, un hombre en silla de ruedas y unos niños.
Una de las mujeres se quedó a dormir en la sala de la casa y fue ella quien al escuchar ruidos extraños, se percató que un sujeto desconocido estaba cometiendo un robo.
La mujer fingió seguir dormida, pero observó que dicho individuo comenzó a apoderarse de varios objetos que acomodó sobre una mesa y posteriormente trató de salir de la casa a través del patio trasero.
En ese momento la mujer lo siguió y lo confrontó. Al verse descubierto, José Guadalupe, alias “El Chepe”, inicialmente le respondió que estaba huyendo de la policía y que por ese motivo se había brincado a la casa, pero que ya se iba a salir.
Sin embargo, la mujer le señaló los objetos que llevaba consigo y que se había robado, por lo que en esos momentos el delincuente se le abalanzó y comenzó a golpearla.
La mujer comenzó a gritar pidiendo ayuda y fue en esos momentos en que las otras dos personas del sexo femenino se dirigen al patio trasero para auxiliarla.
Una de las mujeres lo golpeó en la cabeza con un ladrillo, pero en ese momento José Guadalupe sacó de entre sus ropas un cuchillo y trató de herirlas. Sin embargo, las féminas lo despojaron del arma y trataron de someterlo.
Incluso, con una cinta métrica pretendieron amarrarlo de las manos, pero se quebró durante el forcejeo y el delincuente alcanzó a golpear varias veces a las tres personas del sexo femenino.
Al ver que no podían controlar al delincuente, una de las mujeres tomó una corbata que estaba en el tendedero y con la misma pretendieron amarrarle las manos. Pero debido a que el hampón seguía resistiéndose, le colocaron la corbata alrededor del cuello y con ello trataron de someterlo.
Mientras eso sucedía, otra de las mujeres ingresó a la casa y vía telefónica reportó los hechos a los servicios de emergencia.
Instantes después llegaron varios policías preventivos que ingresaron a la casa y observaron todavía que el sujeto se resistía y las mujeres trataban de someterlo.
Los oficiales procedieron a intervenir y alejaron a las mujeres, pero en ese momento se percataron que el delincuente tenía problemas para respirar, por lo que llamaron a los servicios de emergencia.
Minutos después llegó la ambulancia UE-09 de Bomberos Municipales, pero cuando los paramédicos examinaron al individuo, se percataron que ya había fallecido.