Virgilio Sánchez
Agencia Reforma

OAXACA, Oaxaca 12-Ago.- Aunque las autoridades federales aseguran no tener ningún acuerdo con el magisterio disidente, quedaron en libertad los líderes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Rubén Núñez y Francisco Villalobos.
La noche del jueves, los dirigentes fueron trasladados del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) de Mengolí, en Miahuatlán, al Penal Estatal de Ixcotel.
Apenas ingresaron, los disidentes fueron presentados en la rejilla de prácticas, donde fueron notificados de su libertad mediante el pago de una fianza que podrán liquidar en un plazo de 10 días.
Edith Santibáñez, integrante del equipo jurídico de la sección 22, explicó que Núñez debe pagar 70 mil pesos por los dos procesos penales que tiene abiertos en su contra, en los que se le acusa de robo específico, daños, homicidio calificado, tentativa de homicidio y robo calificado.
En tanto, añadió, a Villalobos se le fijó una garantía de 150 mil pesos, ya que enfrenta cuatro  procesos como presunto responsable de robo específico, daños, robo calificado con violencia y tentativa de homicidio.
Santibáñez detalló que, aunque la autoridad les prohíbe participar en manifestaciones, los dirigentes tienen a salvo sus derechos sindicales, por lo que podrán acudir a las reuniones donde la sección 22 toma decisiones.
El 11 de junio, elementos de la Policía Federal aprehendieron a Villalobos en el municipio de Tehuantepec y al día siguiente a Núñez en la Ciudad de México. Ambos fueron internados en el Cefereso de Hermosillo, Sonora, en donde permanecieron un mes. En ese periodo, los jueces federales que llevaron sus causas les concedieron libertad bajo fianza por los delitos federales que se les imputan.
Con ellos suman ocho los dirigentes de la CNTE liberados. La abogada de la sección 22 refirió que aún está pendiente que sean liberados 5 maestros acusados del secuestro de 2 niños y 25 activistas del Frente Popular Revolucionario que fueron sorprendidos destruyendo casillas electorales en 2015.
Más tarde, los dirigentes acudieron a la asamblea de la sección 22 en el Hotel del Magisterio. Ahí, Núñez defendió su inocencia.
“Nos podían acusar de todo, menos de traidores, menos de rateros, menos de vender al movimiento, y menos de ser un Comité Ejecutivo Seccional corrupto, y por eso regresamos aquí, a nuestra casa”, señaló en un mensaje de 8 minutos.
Ambos agradecieron el apoyo de los profesores, de los padres de familia y de las organizaciones sociales para lograr su liberación y pidieron a los delegados mantener las movilizaciones.
Pese a la liberación de sus líderes, los maestros disidentes mantuvieron ayer el bloqueo a las instalaciones del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), a la carretera federal 200 y a la Autopista Oaxaca-Cuacnopalan.