Sara Díaz

Alex Lora y El Tri, cumpliendo 47 años de trayectoria, despertaron los gritos ensordecedores de los miles de fanáticos y amantes del buen rock mexicano que se dieron cita en el Foro de la Estrellas para disfrutar de la música al puro e irrepetible estilo del roquero de cabellera rizada y su inigualable banda, esta vez sin la presencia de Chela Lora.
Hombres y mujeres de todas las edades adictos a la música del cantautor, hicieron interminables filas desde muy temprana hora en espera de que el intérprete de “Las Piedras Rodantes” hiciera su imponente arribo al iluminado escenario y cantar, aplaudir y brincar al ritmo del “slam” con las buenas rolas de El Tri de México y con su manera muy coloquial de saludar a la “raza”.
Presentando su disco “El Tri Sinfónico 3”, grabado el año pasado con la Orquesta Sinfónica de Puebla y el número 48 de su carrera, además de un libro titulado “Que Viva el Rocanrol”, Alex Lora y compañía atendieron a la prensa local apenas unos minutos antes del concierto y luego de sostener un breve encuentro con sus seguidores.
La historia de El Tri se plasma en el libro, indicó el músico, el cual contiene 27 páginas de realidad aumentada, es decir, mediante una aplicación que se descarga en el celular se podrán apreciar videos y testimonios de la gente.
Con el sonido de las guitarras eléctricas y la armónica, salió el legendario cantautor portando una máscara tricolor, pantalón ajustado a blanco con negro, chaleco de mezclilla y desbordando adrenalina con “Oye cantinero”, Alex Lora abrió el concierto en una megavelaria repleta de seguidores.
Dentro de los numerosos temas que interpretó, destacó el dedicado al candidato republicano para la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump.
“Todo por el rocanrol”, “Metro Balderas”, “El muchacho chicho de la película gacha” y muchas rolas más cantaron los fans de quienes se veían las manos al aire y gritando eufóricos con cada interpretación.
“Amor eterno” del compositor Juan Gabriel, se escuchó un tanto extraño en la voz y estilo del roquero, sin embargo, fue muy bien aceptado puesto que de principio a fin, la concurrencia logró seguirle el paso y cantar con él.
El concierto que se alargó, dejó más que satisfechos a la raza de Aguascalientes a quienes agradecieron por nuevamente pasar una noche rocanrolera en la Feria Nacional San Marcos.