Sara Díaz y Graciela Lozano

Para esos hombres fuertes como robles, que han sabido ser pilares de su hogar, heredando a sus generaciones conocimientos y experiencias de toda una vida, incluso cuando ya no están presentes, El Heraldo de Aguascalientes dedica este espacio.
Para el padre que hace eco en el corazón de sus hijos y nietos, jóvenes o adultos.
Para aquel que llega cansado a casa y recobra la energía con el primer saludo recibido y el beso correspondido bajo la cálida expresión “¡Hola, papi!”.
Para quien enseña el don de la fortaleza, de la templanza, sin olvidar la ternura y dulzura del complemento familiar.
Aquí se brinda espacio para el testimonio de vida, para la reflexión sobre la responsabilidad de engendrar y dirigir los pasos de un hijo. Para el ser que entrega hasta su último aliento con el deseo de heredar un mundo mejor. ¡Gracias, Papá!