En México, el puerto veracruzano es de esos destinos que verdaderamente se disfrutan en un viaje de familia multigeneracional.
Mientras los chicos se imaginan como piratas de antaño en el Fuerte de San Juan de Ulúa, o lo padres comparten complicidades con un café lechero de por medio, los abuelos se reconquistan al ritmo del danzón que se baila con mucha cadencia en el Zócalo de esta heroica ciudad.
Entre los atractivos clásicos para visitar destacan el Acuario de Veracruz, donde habitan tiburones, delfines, manatís y pingüinos, entre otras especies; o el Museo Naval de México, que tiene más de 20 salas multimedia que narran los acontecimientos más destacados del puerto. También es popular abordar un tranvía o el Turibús para conseguir una perspectiva general y adentrarse en la historia.
Si se trata de comprar recuerditos, en el centro la mayoría de los turistas recurre a la propuesta del Mercado de Artesanías, no sin ir por una nieve atraídos por el singular grito de “güero, güera”.

Bajo el sol
Mas el destino se mantiene al día: con una inversión de 700 millones de pesos, en febrero de este año fue inaugurado oficialmente el Aquatico Inbursa Waterpark, un parque de albercas y toboganes, situado muy cerca del aeropuerto, a sólo media hora hacia el oeste de la ciudad desde el centro.
Sus toboganes están desarrollados por la compañía canadiense WhiteWater West Industries Ltd., especialista en atracciones acuáticas con complejos en Estados Unidos, India, Costa Rica, Japón y Emiratos Árabes Unidos, por mencionar algunos destinos.
La experiencia es cómoda ya que el sitio cuenta con un restaurante y varios puntos para comprar botanas y bebidas. Vestidores generales y familiares; regaderas y una boutique donde se puede comprar todo aquello que a uno se le haya olvidado (como toallas). También es posible rentar cabanas para tener un espacio más privado y acceso prioritario en las filas de los juegos, entre otras comodidades.
En las atracciones del parque acuático la fuerza de gravedad lo es todo. A mayor peso, el participante alcanza mayor velocidad al deslizarse, advierte Daniel Liñero, gerente de operaciones del sitio, quien ha probado cada uno de los retos que se hallan en este lugar.
El más alto de todos los toboganes es el Boomerango, que mide 22 metros. Para desafiarlo hay que subir a una balsa familiar donde caben hasta cinco adultos; el trayecto consiste en vueltas que dibujan un ocho, seguido de una caída de unos 10 metros que lleva la balsa hacia una pared casi vertical. Los gritos de emoción y el hueco en el estómago son una sensación garantizada.
Quienes busquen verdaderas descargas de adrenalina, también deben subirse al Aqualoop, donde el visitante se coloca de pie en una cápsula con los brazos cruzados al frente y después una cuenta regresiva ve cómo el piso se abre bajo sus pies experimentando una caída de 18 metros de altura y alcanzando una velocidad de más de 60 kilómetros por hora en su viaje.
Para la absoluta relajación lo mejor es tomar una dona inflable y recorrer el parque en el río lento, disfrutar del área de juegos en compañía de los más pequeños y sumergirse en la alberca que presume ocho tipos de oleaje distinto.

Guía práctica
Cómo llegar
Desde la Ciudad de México, ADO Platino viaja por carretera a Veracruz. Entre sus comodidades destacan asientos amplios y reclinables, pantalla de entretenimiento individual, WiFi gratuito y sanitario a bordo; el recorrido es de 5 horas y 40 minutos.
Aeroméxico, Aeromar e Interjet vuelan directo entre ambas ciudades.

Dónde dormir
Holiday Inn de Boca del Río. Situado a un costado del mar y a pocos pasos de Andamar LifeStyle Center, el hotel cuenta con alberca interior y exterior, gimnasio, sauna e Internet inalámbrico; está aproximadamente a 20 minutos en auto del centro veracruzano. Desde mil 343 pesos por noche, para dos personas.

Dónde comer
Gran Café de La Parroquia. Tiene varias sucursales en la ciudad, incluso hay una en Boca del Río, pero lo más típico es ir a tomar un café lechero y a comer una bomba en la que está en frente al Malecón.

Qué probar
La gastronomía veracruzana es en sí misma un motivo para viajar al puerto: desde las gorditas blancas, negras o dulces para desayunar; las “picadas”, bañadas en salsa verde, ranchera o chipotle, hasta el pescado a la veracruzana o los pulpos en su tinta. Para beber, es clásico el coctel “Menyul” que en los Portales se prepara con ron añejo, yerbabuena, azúcar y jerez.

Toma nota
A través del miescape.mx, de Grupo ADO, puedes reservar paquetes que incluyen transportación hacia el destino, alojamiento y contratar recorridos adicionales en la ciudad y los alrededores.

Más información
www.ado.com.mx
www.ihg.com
laparroquia.com/tienda
www.disfrutaveracruz.mx

MURAL
Cómo llegar
Desde Guadalajara, Volaris y VivaAerobus vuelan directo hacia Veracruz.

Más información
www.volaris.com
www.ihg.com
laparroquia.com/tienda

EL NORTE
Cómo llegar
Desde Monterrey, Volaris y VivaAerobus vuelan directo hacia Veracruz.

Más información
www.volaris.com
www.ihg.com
laparroquia.com/tienda