Natalia Vitela
Agencia Reforma

Un divorcio puede ser el momento para reinventarse y aprender a enfrentar la vida de modo diferente y en ese proceso no es necesario empezar de cero.
Puede aprovechar la experiencia de quienes ya lo han enfrentado, señala Fernanda de la Torre, autora de ¿Y Ahora Qué? Guía para sobrevivir truenes y divorcios (Océano).
Advierte que no hay recetas mágicas contra el dolor, pero hay caminos que sirven para recuperar la tranquilidad y la autoestima que en muchas ocasiones se ve deteriorada ante la separación.
“Las personas no creen que van a poder estar mejor. Pero yo sé que sí y que todo ese dolor pasa y acaba siendo una experiencia positiva”, señala.
Por eso, una de sus principales recomendaciones para quienes se separan es acudir a una terapia o a grupos de apoyo.
“Eso te puede ayudar no sólo a salir más rápido, sino también a no cometer los mismos errores en una relación”, indica.
Considera que es fundamental confrontarse para trascender y aconseja empezar a construir un proyecto propio de vida y fijarse metas realistas a corto plazo y alcanzarlas.
Casi sin darse cuenta, señala, llega el día en que se sienten contentos sin ninguna razón.
“Se piensa que el divorcio es un fracaso y lo evitamos, pero seguir en una mala relación, donde no eres feliz, tampoco lo puedes considerar como un triunfo”, considera.
Según De la Torre, las personas pueden descubrir que, pese a lo triste y doloroso que es un divorcio, se obtienen muchos aprendizajes que sirven a la persona para analizar qué quieren, reinventarse y ser felices.