De manteles largos se encuentra el matrimonio Castañeda Reyes luego del bautismo de su heredera Constanza, celebrado en el templo de Nuestra Señora del Rosario.
Los orgullosos padres de la pequeña, José Luis Castañeda Verdín y Ana Paulina Reyes Flores, arribaron al recinto sagrado para participar junto con su hija del momento en que de ella es borrado el pecado original, para formar parte del libro de David, en el cual su nombre quedará grabado para siempre.
Al igual que ellos sus hoy padrinos, Julio César Castañeda González y Denisse Colin Mar Aguet, oraron en su nombre y pidieron al todopoderoso protección para ella.
El sacerdote oficiante bendijo a los presentes mientras ungía sobre la bebita los óleos del crisma y de los catecúmenos propios de los sacramentos de iniciación, mismos que tienen como significado el hecho de ser propiedad del creador.
En la pila, Constanza fue sostenida por sus padrinos, mientras sobre ella caían las gotas del agua del Río Jordán, con las que en el nombre del espíritu santo, fue eliminado todo mal de su alma.

El detalle
Al concluir el ritual, la familia Castañeda Reyes convocó a una recepción íntima, a la que asistieron sus allegados para externar sus sinceras felicitaciones a la pequeña Constanza.

Compartir
Artículo anteriorGran festejo
Artículo siguienteDiscípulo de Cristo