Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 13-Abr .-  La Suprema Corte de Justicia resolvió que el IMSS no tiene impedimento legal para financiar la atención médica en el extranjero de un niño cuyo padecimiento renal fue agravado por la negligencia de dicho Instituto.
La Segunda Sala de la Corte amparó hoy a los padres de Camerik Zwittag Samaniego, un niño de 12 años de edad que nació con una obstrucción en la uretra, la cual fue tratada incorrectamente en varios hospitales y clínicas del IMSS, lo que derivó en una recomendación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).
En 2014, los padre de Camerik, residentes de Mexicali, pidieron al IMSS autorizar la atención médica subrogada para su hijo en un hospital de California, solicitud que inicialmente ni siquiera fue contestada, lo que llevó a la presentación de un amparo.
Durante el trámite del juicio, el entonces director general del IMSS, José Antonio González Anaya, contestó que la institución está imposibilitada legalmente para subrogar servicios médicos en el extranjero.
La Corte no estuvo de acuerdo. “El IMSS”, resolvió hoy,  “no tiene impedimento legal para atender la solicitud de subrogación del menor en el extranjero, por el contrario, el artículo 251 de la Ley del Seguro Social, faculta a dicho Instituto para realizar convenios de subrogación con entidades o instituciones extranjeras, a fin de garantizar sus deberes, proporcionar servicios de calidad y expandir la cobertura conforme a las necesidades de la población derechohabiente o beneficiaria”.
Es la primera vez que la Corte se pronuncia sobre la subrogación de servicios del IMSS en otros países.
Los Ministros determinaron que la petición de los padres Camerik tendrá que ser resuelta por el Consejo Técnico del IMSS, por su importancia y trascendencia, y de acuerdo con lineamientos fijados por la propia Corte.
“Se debe salvaguardar el derecho del menor de acceder a bienes, servicios públicos de salud y centros de atención de la salud, que sean apropiados desde el punto de vista científico y de buena calidad”, es uno de los lineamientos.
También se aclaró que si el IMSS alega la falta de recursos, tendrá que probarlo al juez federal que llevó el amparo y además comprobar que hizo todo lo posible para conseguirlos.