Al rechazar tajante que el Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio esté fomentando la impunidad, el fiscal general del Estado, René Urrutia de la Vega, reconoció que uno de los retos más importantes que impone este modelo es acabar con el paradigma de que sin cárcel no hay justicia.
Eso es falso, aclaró, al tiempo de explicar que para procurar e impartir justicia hay muchas otras salidas, diferentes vías de solución de los conflictos y de las controversias en materia penal.
Son opciones que no tienen nada que ver con la cárcel y que sí resuelven, por lo que se puede, debe y se va a trabajar fuerte en esas figuras para que resuelvan más de lo que hasta ahora ha resuelto la cárcel, expuso Urrutia.
En entrevista, el fiscal estatal reiteró que el Sistema Procesal Penal Acusatorio no está diseñado para resolver los problemas de seguridad pública; “su esencia es diferente y tiene que regular el procedimiento penal”, agregó.
Finalmente, indicó que el sistema avanza y a pesar de esa percepción, nada impedirá que se den los resultados esperados en materia de procuración de justicia.