Pudo perder la vida

Avanza el cantante en su rehabilitación

CDMX.- A cinco días de que Alan Ramírez, vocalista de la Banda MS, resultara herido de bala afuera de un hotel de Polanco, el cantante poco a poco ha recuperado el habla y avanza en su rehabilitación.
“No lo dejan hablar y cuando lo hace, todavía habla despacio. Si te golpeas la rodilla y caminas, te va a doler. Lo mismo pasa con su boca: le duele el cuello al hablar.
“Él no está nervioso ni nosotros. Está súper contento, aunque triste cuando ve las noticias y los mensajes de las fans, pero su ánimo está arriba”, aseguró Andrés Osuna, manager del grupo, en entrevista.
Según explicó, el impacto de bala fue en el lado izquierdo de la mandíbula del cantante, aunque ésta no tuvo un orificio de salida.
Al entrar a cirugía la noche del sábado en el Hospital Español, los doctores le extirparon una esquirla. Sin embargo, en la camioneta no se encontró el cuerpo del proyectil.
“Estuvo muy cerca de perder la vida. El mismo doctor me comentó en el quirófano que si hubiéramos llegado 5 minutos tarde, él no lo hubiera contado.
“Alan estuvo consciente todo el tiempo y, de hecho, cuando llegó al hospital, se bajó por su propio pie”.
Ramírez permanece internado en la clínica de Polanco, lo acompañan su esposa y hermano y se prevé que a finales de esta semana regrese a Mazatlán para seguir con su rehabilitación.
La Procuraduría General de la República continúa con la investigación y, según el manager de la Banda MS, se descarta por completo que haya sido un atentado.
En entrevista y a través de un comunicado, el grupo informó que no cancelará ningún concierto. Todos los compromisos previamente programados, se llevarán a cabo en la hora, fecha y lugar indicado. (Rodolfo G. Zubieta/Agencia Reforma)